Viernes, 06 Diciembre 2019
Viernes, 06 Diciembre 2019
A+ A A-
Gordon Milcham

Gordon Milcham

Gordon es un escritor y cineasta venezolano residenciado en Los Angeles, California.

URL del sitio web: https://www.toobigworld.com

La oposición como logro revolucionario

Los logros del Presidente Hugo Chávez durante sus casi 5 años en el poder son debatibles. Muchos de sus proyectos se han quedado en el aire. Pero la culpa debe ser compartida con la Oposición, que le ha obligado a enfocarse más en mantenerse en su puesto, que en hacer lo que tiene que hacer. Sin embargo, los que hablan de una revolución sin logros, deben reconocer que el grupo opositor es el mayor logro que la Revolución Bolivariana pudo haber parido porque después de 30 y pico años de democracia es la primera vez que es permitido que una se organice en Venezuela.

  • Publicado en Artes

Manet, pupilo de Velázquez

Cuando por primera vez me dijeron de la exhibición "Manet/Velázquez: El Gusto Francés por la Pintura Española" no le encontré mucho sentido a la disparatada relación temporal. Estaba lejos de estar en lo cierto. Desde el Realismo hasta el Post-impresionismo francés, fueron tocados por la sencillez y honestidad de los pintores ibéricos, olvidados en medio de un continente en guerra y descubiertos por la mano de Napoleón durante la ocupación de España. Actualmente en gira alrededor del mundo, la exposición " Manet/Velázquez: The French Taste for Spanish Painting" trata de establecer la relación e influencia entre la era de oro de la pintura española y los artistas franceses del siglo XIX. La exposición y sobre todo su motivo, es una belleza.

  • Publicado en Artes

Cremaster: el arte de la estafa

En una película cuyo título no recuerdo, un pintor lucha por ser famoso en el París de mediados de siglo. El tipo es un maestro. Sus pinturas son bellísimas, pero nadie se las lleva ni regaladas. Un día, en un arrebato de impotencia lanza los frascos donde lava los pinceles sobre uno de los lienzos. Al día siguiente un curador ve el cuadro arrimado contra una pared y lo declara una obra maestra. Tras la jugosa venta, el héroe de la película se inventa una máquina que tira pintura al azar sobre grandes lienzos en blanco y se convierte en el gran artista que quería ser. Y si no, por lo menos en un hombre rico.

  • Publicado en Artes

El misterio de la Odalisca

El 17 de marzo de 1981 el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas "Sofía Ímber" compró a la Galería Marlborough de Nueva York la pintura "Odalisca en pantalones rojos" de Henri Matisse por más de US$ 480.000. Tanto el precio como su autor la convirtieron de inmediato en una de las obras de arte más importantes del país. Por esta razón, en noviembre del 2002 el coleccionista venezolano Genaro Ambrosino escribió un e-mail donde expresaba su indignación con el museo al enterarse que la pintura estaba a la venta. La directiva del MACCSI no tenía idea de qué estaba hablando, hasta que descubrieron que la obra que colgaba en el museo era sólo una copia del original.

  • Publicado en Historia

Narciso López: mercenario de la libertad

Filibuster, n. [Sp. flibuster, flibustero, corrupted fr. E. freebooter. See "Freebooter"].

A lawless military adventurer, especially one in quest of plunder; a freebooter; -- originally applied to buccaneers infesting the Spanish American coasts, but introduced into common English to designate the followers of Lopez in his expedition to Cuba in 1851, and those of Walker in his expedition to Nicaragua, in 1855.

Diccionario Webster - 1913

Los protocolos de Sion: el fraude más dañino de la historia

Sin temor a equivocarme puedo decir que los judíos son el grupo humano que ha sido más odiado en toda la historia. Por siglos han sido expulsados, fusilados, prohibidos, violados y cremados en casi todos los países donde han hecho hogar. Y la razón siempre ha sido la misma: poder. El antisemitismo no tiene su origen, como muchos creen, en la religión. Sino en el poder, disciplina que individuos con la doble nacionalidad hebrea, han sabido escalar una y otra vez.

Estafadores históricos: las leyendas de Arthur Furguson y Victor Lustig

En la historia ha habido un buen número de mentirosos y estafadores. Sin embargo dos ellos realmente se llevan los laureles por su inventiva, y si se quiere, inocuidad, el escocés Arthur Furguson y el alemán Victor Lustig. Todo el mundo tiene un don, y el de este par era una colosal habilidad para hacer una venta. Como muchos otros genios, ellos nunca se enteraron de que tenían esta capacidad hasta que en un momento dado se mezclaron inspiración y oportunidad dejando salir lo mejor, o peor, de ellos.

  • Publicado en Historia

El ataúd flotante

En la mañana del 12 de agosto de 1775, el ballenero groenlandés Herald se las arreglaba para cruzar el Atlántico Norte cuando el silencio glacial fue roto por el grito del vigía. Al frente y al Oeste, por encima de un iceberg podían verse las puntas de unos mástiles a unos diez kilómetros de distancia. Lentamente, una goleta emergió por detrás de la masa de hielo y a través del telescopio el capitán del Herald pudo constatar que no había señales de vida. Las velas estaban desechas y todo el barco brillaba curiosamente bajo el sol, cubierto como estaba de escarcha. escarcha.

El hombre que no se rindió

En 1941, un aprendiz de costurero japonés llamado Shoichi Yokoi fue reclutado para servir en el ejército. Yokoi, que entonces se preparaba para contraer nupcias en un matrimonio arreglado por su familia, retrasó los planes hasta que volviese de Manchuria, donde había sido asignado por un año, y entonces cumpliría la promesa familiar. Pero en diciembre de ese año Japón atacó Pearl Harbor, y el servicio de Yokoi se volvió permanente. En 1943 fue enviado al frente cuando Japón invadió las Islas Marianas y su prometida no volvería a saber de él jamás.

  • Publicado en Historia

El Yeti de Perijá

En 1918, un grupo explorador encabezado por el geólogo suizo François de Loys descansaba a las orillas del Río Tarra, en el estado Zulia, cuando vieron algo que al principio pensaron eran osos. Las criaturas eran casi del tamaño de un hombre, estaban cubiertas de pelo, y entre gruñidos se preparaban para atacarlos. Pero apenas los simios lanzaron las primeras ramas y excrementos, Deloys dio la orden del hombre civilizado: ¡Fuego! 

Antes que el humo se disipara una de las criaturas huyó cojeando hacia la selva. La otra yacía herida de muerte sobre la tierra húmeda.

Suscribirse a este canal RSS