A+ A A-

Carta a mi novio adicto al porno

Querido novio:

Siento comunicarte que nuestra relación ha llegado a su fin. Como soy una romántica y pienso que el amor puede con todo, me propuse firmemente que nuestra diferencia de edad (18 años) no fuera un problema. Es por ello que pasé por alto tu adicción a la Nintendo y a que el iPod y iPhone sean una extensión más de tu cuerpo.

La gota que colma el vaso es el sexo. Me explico: A diferencia de mi generación (que creció sin Internet) tú lo hiciste delante de la pantalla, iniciándote en las "debilidades de la carne" con la pornografía. Desarrollaste tu psique desde muy pequeño mirando gonzo, triples penetraciones y lluvias doradas. Es normal, no te culpo, estaban a tu alcance en un clic de ratón. El problema es que creciste pensando que el sexo era aquello que te enseñaron.

Leer más ...

Mundo Porno: baldazo de agua fría acaba con sueños de paz mundial

Hace unos meses se quedó en mi apartamento de Los Ángeles un ex-colaborador del Nuevo Cojo Ilustrado. Tenía unos cinco años que no lo veía pero había mantenido contacto con él y su esposa vía Facebook. Entonces ellos vivían en Massachusetts y hablábamos bastante por teléfono pero, como suele suceder en las relaciones a larga distancia, nos habíamos alejado poco a poco y sin darnos cuenta.

Siempre le tuve mucho a aprecio a "Ramón" (el nombre ha sido cambiado para proteger la privacidad del personaje) porque su apoyo fue esencial en los primeros días de la publicación. Por eso, cuando llamó para pedir alojamiento por unos días no dudé en aceptar a pesar que, aparte de un par de llamadas, por años nuestra única interacción había sido "gustar" fotos en nuestras paredes.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS