A+ A A-

Necesitas ser bien especial para tener un gran funeral

Un hombre se despierta una mañana y comienza a vestirse para ir al trabajo. Pero cuando abre el closet encuentra todas sus camisas arrugadas, por lo que le dice a su esposa:

—Hey, mujer, ¿qué pasa aquí? ¿Por qué todas mis camisas están arrugadas?

La mujer, todavía medio dormida, le responde que no es su culpa, y le dice que ella estaba haciendo sus labores del hogar normalmente el día anterior, cuando decidió prender la televisión. En el canal 1, estaban transmitiendo en vivo asambleas desde el Congreso. Así que cambió al canal 2: en vivo desde el Congreso. Exasperada, entonces cambió al canal 3. ¿Y qué estaban transmitiendo? Adivinaste: el Congreso en asamblea.

—Después de eso —dijo ella— No iba a prender la maldita plancha. Plánchate tú mismo tus malditas camisas.

La doncella no era virgen: ¿No querías ser potencia? Ahora te la calas

En el Medio Oriente las cosas estaban mal, ahora están peor, y si la historia nos enseña algo es que lo que está por venir no es ninguna tierra prometida. Dejando de lado la asignación de responsabilidades (todo el mundo ya sabe quien es el culpable de todo este embrollo, ver foto), hagamos un ejercicio en la historia de las potencias coloniales, de como los Estados Unidos terminó con todo esto en sus manos, y de como, aunque no lo quiera, se va a tener que quedar con el planeta por un buen rato.

ALCA: una esperanza que desune

El ALCA no resolverá la pobreza económica en que vive América Latina, pues se necesitan otros instrumentos que los patrocinadores están olvidando. Para Ibero América y en especial México es bueno seguir activando acuerdos comerciales internacionales, porque es bueno mantener una economía abierta, pero no coleccionar tratados a diestra y siniestra. Es bueno tener una visión estratégica y atender los problemas de infraestructura interna para aumentar las importaciones.

Suscribirse a este canal RSS