Jueves, 17 Octubre 2019
Jueves, 17 Octubre 2019
A+ A A-
Vicente Ulive

Vicente Ulive

[English] About Vicente: http://www.ghettoparisien.com/blog/about-the-author/ [Français] Sur l'auteur : http://www.ghettoparisien.com/blog/about/ URL del sitio web: http://www.facebook.com/ulive

Desunión Europea

El 29 de mayo de este año se llevará a cabo en Francia el referéndum para decidir si la población acepta (votando "sí") o rechaza ("no") la nueva constitución europea. Aunque la indecisión revolotea alrededor del 30% de los consultados en los sondeos nacionales, lo cierto es que el "no" a la constitución se ha instalado como opción electoral en el electorado francés con hasta un 56% de rechazo en las últimas encuestas llevadas a cabo en Abril.

Modas venezolanas

Venezuela siempre ha sido un país capaz de reciclar las modas más inocuas. Nuestro secreto mejor guardado del Caribe presenta una habilidad proustiana para forzar la memoria en lo que respecta a aquello conocido en gringolandia como fads o trends.

  • Publicado en Música

Todavía hay Desorden Público

Desorden Público es sin duda una de las bandas míticas de Venezuela, pionera del más importante proyecto ska del país. Esta banda logró en tres discos —"En descomposición" (1990), "Canto popular de la vida y muerte" (1993) y "Plomo revienta" (1997)— establecer una influencia indudable que los convirtió en una especie de versión venezolana de The Police, aquél tipo de banda que siempre será nombrada y citada por los que vienen después.

Carta abierta a un Bandera Roja caraqueño

Desde lejos lo vi avanzar. Entre carros y humo, más lo segundo que lo primero, se precipitaba hacia la torre Polar en Caracas. Extraño fue —debo admitirlo— el hecho de citar a Iván Rodríguez en el edificio de lo que fácilmente simbolizaba el capitalismo a la venezolana y que éste accediera sin oponer demasiada resistencia. Definitivamente, los tiempos habían cambiado. Para Iván y la gente que piensa como él, los días del tira-pedrismo rebelde y las canciones de Alí Primera y las barricadas hombro con hombro y arriba los pobres del mundo y los esclavos sin pan, todo eso había quedado borrado.

  • Publicado en Opinión

Mundos aparte: Irak-París

El domingo 30 de enero fue un día de duelo para los parisinos. Una etapa acababa de terminarse y todo lo que se vislumbraba en el futuro cercano era una gran interrogante. Son el tipo de días que no sirven a fin alguno, incapaces de mostrar el camino o siquiera susurrar un porvenir. Esto se debe a que aquél fatídico domingo nos enteramos de la muerte del actor francés Jacques Villeret.

Sexo y publicidad

Hoy en día, las calles de Caracas se asemejan cada vez menos a las veredas de una ciudad desarrollada, para tratar de imitar las propuestas lascivas de los barrios rojos de Europa. Sorprende, al conducir por la ciudad capital, el encontrarse con un abanico de mujeres en prendas menores que intentan vendernos licores y cigarrillos, por supuesto, pero también carros, teléfonos celulares, viajes y pare usted de contar. Pasando la Avenida Río de Janeiro, aparece una catira en una valla publicitaria tratando de reventar la cámara del fotógrafo contra sus senos en un close-up de película, para que pueda lanzarse el eslogan "¡Tremendos limones! —Ventarrón Limón", todo pintado de verde manzana para atraer la atención de quien aún no ha chocado.

Dos falacias venezolanas

Quisiera presentar lo que a mi parecer constituyen dos falacias o engaños del discurso político venezolano, falacias ligadas a la respuesta que se supone debemos dar a la pregunta: ¿Qué opinan de Venezuela en el exterior?

  • Publicado en Opinión

¿Capitalismo salvaje?

A veces pienso que ésta es la utopía del mundo. Que todos tenemos igualdad de oportunidades. Sin embargo, el sistema emana un olor fétido: el de las millones de víctimas, rezagados y demás que nunca pudieron surfear la ola de la economía galopante.

Latinos en París

Primero que todo, quisiera hacer una aclaratoria. Porque sinceramente, esto de latinos en París siempre suena a jolgorio por el exilio. Trae a la mente la imagen de los cubanos mayameros, orgullosos de haber salido de la isla, celebrando su partida del subdesarrollo con pollo frito en el patio, escuchando a Celia Cruz mientras el aceitico corre por sus labios y se dicen "¡libres al fin!". Ese no es mi caso, al menos. Lamentablemente, uno siente esa electricidad de balsero con los venezolanos que encuentra en todos lados.

El mito del salvaje sabrosón

—"¿Qué pasó, pana? ¿Y las francesas y tal? Seguro son todas unas diablas, segurito"., me pregunta y se auto-responde un amigo cuando vuelvo a Venezuela a contar mis experiencias. Personalmente, me siento como el explorador europeo que regresa de viaje, baja del barco y se encuentra a la muchedumbre ansiosa, muda, de ojos abiertos y casi llorosos, un mar de orejas que espera escuchar las grandes maravillas que hay allá, en las tierras descubiertas.

Suscribirse a este canal RSS