A+ A A-
  • Publicado en Opinión

Sobre cómo hacer para que los aeropuertos apesten

Al lector joven le sorprenderá aprender que hubo una época—no muy lejana—en la cual viajar en avión era un placer. El servicio era consecuente: un pequeño ejército de aeromozas sonrientes facturaba las maletas rápidamente, las filas para embarcar eran cortas y el desprecio hacia pasajero en clase turista (convertido en filosofía de las low cost actuales, dadas a restregarte en la cara lo miserable y pobre que eres por no preferir la clase superior), era impensable. Recuerdo haber viajado solo, de niño, y fue una de las experiencias más agradables de mi joven existencia. Tuve una aeromoza dedicada exclusivamente a la atención de todas mis necesidades y a consentirme durante todo el vuelo. Después de visitar la cabina y observar maravillado el parpadeo de las luces relucientes y el cielo oscuro e infinito desplegado como un lienzo más allá del vidrio, aterricé enamorado, con un pin de plástico en forma de alas clavado orgullosamente en mi pecho.

Leer más ...

Olimpíadas y terrorismo

El terrorismo tiene como motivo principal dar a conocer al mundo una reivindicación especifica, de ahí la razón por la cual los terroristas tienen preferencias en lugares donde la prensa mundial se encuentre reunida en cantidad exuberante.

Leer más ...

La verdadera guerra es en casa

Tras Nueva York y Madrid, ahora le ha tocado el turno a Londres. Esto es una guerra, por si alguien aún no se había dado cuenta. Pero no una guerra entre la civilización occidental y la civilización árabe-musulmana. El mundo del Islam, de donde el enemigo procede, es tan víctima suya como occidente. En esta guerra el enemigo es invisible y el frente puede abrirse en cualquier calle, cualquier estación de metro en cualquier ciudad, enemiga o no. En esta guerra las víctimas son civiles que poco o nada tiene que ver con todo el asunto y los ejércitos están de más ya que el enemigo pretende ganarla de una sola manera: convenciéndonos de que le concedamos la victoria.

Leer más ...

Irak, la invasión continúa

Muchos países han sufrido invasiones, dominios foráneos, revoluciones sangrientas, dictadores, guerras eternas, expansiones y retracciones. Pero existe un país que ha sufrido todos esos males juntos y, por ser cuna de las primeras civilizaciones de la historia, el traqueteo tiene un lastre de casi 7000 años; incluso en este momento se encuentra bajo una invasión nortemericana que no cede con el paso de los años.

Leer más ...

El caso Scilingo

Su primera comparecencia a juicio fue el 14 de enero, viernes. Dos agentes de uniforme introdujeron a rastras en la sala de vistas de la Audiencia Nacional de Madrid a un anciano flaco de rostro demacrado y mejillas hundidas, todo nariz, de cabellos grises y escasos. Iba con los ojos cerrados y casi a rastras, vestido con un forro polar abrochado hasta la barbilla y unos guantes de lana. Le sentaron en el banquillo, del que resbalaba constantemente como un títere desmadejado, y le arrebujaron en una manta azul. Parecía un homeless moribundo recién recogido en la calle. Era el ex capitán de fragata Adolfo Scilingo, el primer militar argentino que iba a ser juzgado por  crímenes contra la humanidad cometidos durante el período (de 1976 a 1983) de la dictadura en su país.

Leer más ...

Osama Bin Laden

Para finalizar una entrevista realizada por el periodista estadounidense Peter Bergen a Osama Bin Laden en 1997, este le preguntó que cuáles eran sus planes para el futuro. Sin inmutarse, Osama le respondió "Dios mediante, pronto los podrás ver y oír en los medios de comunicación". Cuatro años más tarde, el 11 de septiembre del 2001, cumplió lo prometido.

Leer más ...

Illich Ramírez Sánchez (Carlos El Chacal)

Antes de Bin Laden o Saddam Hussein un venezolano fue el enemigo número uno del planeta Tierra. Sin embargo, la historia de este cuasi ícono pop de los setenta y los ochenta es más bulla que cabuya. Su carrera está más llena de operaciones fracasadas que de otra cosa y la mayoría de los actos terroristas que se le acreditan han sido desestimados por historiadores de todo el mundo. A pesar de esto, la inclusión de su nombre en cualquier acto de agresión normalmente daba legitimidad a las intenciones y seriedad de sus autores.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS