Lunes, 23 Septiembre 2019
Lunes, 23 Septiembre 2019
A+ A A-

Madrugada tormentosa

Madrugada tormentosa © Toru Takeuchi/amanaimagesRF/amanaimages/Corbis

Te pedí una oportunidad y la puerta golpeó mi cara. Quise hablarte, lanzaste alaridos de furia en mi oído. Caí al piso sin anestesia. La madrugada estaba helada y no podía dejar de titiritar. Me dolía el cuerpo, me sangraba el corazón, la herida estaba abierta y yo dentro de ella. Sin noción de las horas volví a llamar, no me resignaba a perderte. Sonó un largo tiempo... Hasta que del otro lado se escuchó un grito y un coro de voces difusas.

Estaba confundida y carcomida por la impotencia. Tus celos incendiaron mi alma y tu confianza.

Insistí una vez más y atendió una mujer. Corté. Estaba paralizada. ¿Yo le pedí una oportunidad más, siendo inocente... ?

Las sospechas cavaban un agujero en mi estómago.

Las dudas azotaban mi cabeza. Tejí y destejí hipótesis por horas.

Tus pertenencias se reían de mí, su visión exprimía mis pupilas.

Inquieta, no dejaba de moverme y tirar cosas. Sin amor y abandonada.

Ahora, de repente, escucho que me hablas. Haces preguntas que no logro comprender... hasta que me abrazas y veo claro. Tengo taquicardia, me falta el aire y estallo en un llanto despavorido.

Me abrazas con todas tus fuerzas, para contener este dique sin cauce. Yo hiervo de fiebre, delirando en pesadillas.

Modificado por última vez enViernes, 06 Abril 2012 18:08

Lo último de Romina Amodei