A+ A A-
Tereso Rodríguez Rangel

Tereso Rodríguez Rangel

Monster in Law: La López la vuelve a...

Por décadas, los hispanos fuimos humillados por Hollywood por una razón muy sencilla: no éramos mercado. Aquellas películas donde los malhechores no eran negros, eran mexicanos o puertorriqueños y en las que dábamos buena cara era porque se requería el soporte de alguna prostituta con buen corazón, un niño para salvar o un país al cual liberar de algún dictador tropical. Estas películas estaban dirigidas al norteamericano anglosajón común y corriente y si no las veíamos por mostrársenos en forma negativa, qué importaban unos pocos tickets.

Tragedia griega "Hollywood Style"

"House of Sand and Fog", una adaptación de la novela por Andre Dubus III, es un intento más por parte del cine actual de recrear sin éxito la grandiosidad de la tragedia griega. El resultado es un desastre que trata de poner demasiados puntos sobre demasiadas ies. En donde lo logra, es usualmente sobre la letra equivocada. Y como sucedería gramaticalmente, el resultado es inentendible. Vadim Perelman, comete el error de querer ser neutral ante unos personajes que necesariamente no lo merecían.

The Russian Ark

En estos días surreales en los que para estar en los créditos de una película no es necesariamente fundamental tener talento alguno (Jennifer López, Madonna, Britney, et al), el séptimo arte parece haber llegado al final del camino. Por eso es una increíble sorpresa encontrar una película como "The Russian Ark". Esta película merece ser vista por más de una razón. La principal de ellas es que es la primera cuya acción se desenvuelve en una sola e interesante escena de poco más de 90 minutos.

John Cage y su concierto de 639 años

El músico avant-garde estadounidense John Cage escribió algunas de las piezas más estrambóticas de la historia de la música. También posiblemente la más larga. El año pasado asistí a un evento anual en el Carnegie Hall de Nueva York que celebra la música de Cage y su colega Morton Feldman, dos genios de la música no tradicional, donde cualquier objeto es un instrumento y la duración de la piezas no toman en consideración la resistencia del cuerpo humano. Es decir, hay música en cualquier cosa y esta no está supeditada a nuestras limitaciones físicas.

Los Sex Pistols

No hay futuro, aseguraba uno de los himnos de los Sex Pistols en los años setenta. Y no podían estar más en lo cierto, su aparición e inmediata desaparición habla mucho de la honestidad de su existencia. Pero más aún de lo que la música rock experimentaría, para bien y mal, en las siguientes dos décadas.

Bruce Springsteen

Como la mayoría de los canta autores de los setentas y ochenta Bruce Springsteen fue tildado por los críticos como el próximo Bob Dylan. Las cosas no resultaron ser así, Springsteen carecía de la profundidad filosófica y el manejo del lenguaje que habían convertido a Dylan en un poeta más que en un cantante.

Suscribirse a este canal RSS