Martes, 22 Octubre 2019
Martes, 22 Octubre 2019
A+ A A-
Xavier B. Fernández

Xavier B. Fernández

Nació en 1965 en el barrio de Gracia de Barcelona, España, y por ahí sigue. Estudió Ciencias de la Información en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Ha trabajado como descargador de camiones, dependiente en una tienda de discos, mozo de gasolinera, auxiliar administrativo, dibujante de storyboards, extra de cine, guionista de televisión, periodista y dibujante de cómics (con el seudónimo de Jimmy Jazz).

Ha escrito guiones de cine y televisión, una obra de teatro -Diógenes y Epicuro en el parque-, una novela -Kensington Gardens- y diversos relatos breves, publicados, sobre todo, en la revista literaria BADOSA EP.

Es colaborador habitual de El Nuevo Cojo desde 2003.

URL del sitio web: http://www.facebook.com/xavier.b.fernandez
  • Publicado en Música

VU: La banda más influyente de la historia del Rock

¿Cuál es la banda más influyente de la historia del rock? Ése es un podio muy discutido. Los candidatos más usuales son The Beatles, The Rolling Stones, David Bowie (como solista) o The Sex Pistols. Todas ellas reúnen méritos para aspirar a él, pues todas han marcado un punto de inflexión en la historia del rock y todas han dejado tras de sí una más o menos larga lista de discípulos, herederos e influenciados. Pero ninguna tan larga como la de la Velvet Underground.

Españoles, Franco ha vuelto

A más de treinta años del "Españoles, Franco ha muerto" que marcó el fin de su vida y su régimen dictatorial, la presencia del General Franco vuelve a hacerse notar con fuerza en la actualidad española.

  • Publicado en Opinión

Con Mahoma hemos topado

Buena la hizo Mahoma al prohibir a sus seguidores cualquier tipo de representación de su imagen. Y eso que su intención no era mala: evitar que el culto que él había inaugurado cayese en la idolatría. Pero, con la asunción de la iconoclastia como rasgo determinante, y el texto escrito como único vehículo, el Islam se enrocó en la literalidad (que viene de letra) y le cerró el paso a la imaginación (que viene de imagen). Y el arte islámico, tras un periodo de gran esplendor (que coincide más o menos con la existencia de Al Andalus, el califato árabe en lo que hoy es España) cayó pronto en un estancamiento del que aún no se ha recuperado.

Evo, visto desde Europa

Tras ganar las elecciones, y tras visitar a los amigos del vecindario –Fidel Castro en Cuba, Hugo Chávez en Venezuela-, Evo Morales se fue a Europa, a calmar los ánimos de los inversores,  que tras haberle oído decir aquello de que iba a nacionalizar los recursos naturales de Bolivia andaban tentándose el billetero con algo más que nerviosismo.

King Kong (1976)

Lema: El evento cinematográfico más emocionante de todos los tiempos (modestos, los publicitarios).

Argumento: Una expedición petrolera, de la que forma parte una rubia cañón que no se sabe muy bien qué puñetas pinta allí, llega a una isla perdida. Petróleo no encuentran, pero sí un montón de nativos enfadados (debían tener noticias previas de cómo se las suelen gastar los petroleros con los nativos), algunos dinosaurios y un gorila de la talla XXXL que se lo quiere montar con la rubia, sin atender a diferencias de especie ni de tamaño. Y todos juntos se van a Nueva York a armarla muy gorda.

...Y si no, nos enfadamos

Lema: Los malos se enfadan... los buenos se enfadan... ¡todo el mundo se enfada! (más bien pleonástico y bastante reiterativo)

Argumento: Más o menos, el mismo que cualquier otra película del tándem Terence Hill/Bud Spencer: Dos simpáticos aventureros (aquí, corredores de carreras de bólidos), uno rubio, flaco e idealista y el otro gordo, práctico y gruñón. El flaco siempre le toma el pelo al gordo, pero ambos son amigos. Como quien no quiere la cosa, se cruzan en el camino de una banda de gángsters más bien ridículos, que amenazan a un grupo de buena gente sencilla (en esta ocasión, los trabajadores de una feria ambulante). A partir de ahí sigue mucha pelea a tortas sin muertos ni heridos, siempre amenizada por alguna pegadiza canción de Guido y Maurizio de Angelis.

  • Publicado en Opinión

Arde París

París es una de las ciudades más bellas, elegantes y civilizadas que conozco. Si no la que más. Da gusto pasear por sus calles, entre toda esa agradable arquitectura. En semejante decorado, parece que por fuerza los parisinos deben ser abiertos, cultivados, cosmopolitas, bonvivants, chics, amantes de los buenos vinos, la buena literatura y las canciones de Serge Gainsbourg. Y, efectivamente, lo son.

  • Publicado en Cine

El Crimen Ferpecto: la venganza de los feos

André Bretón afirmaba, en el prólogo a su Antología del Humor Negro, que los españoles poseen un especial talento para ese tipo de humor. Sea verdad o no, Luis Buñuel, antiguo compinche surrealista de Bretón, sin duda lo poseía, como demostró en casi todas sus películas, pero muy especialmente en las de su etapa mexicana. México es un país surrealista, afirmaba Don Luis, y los mexicanos poseen un talento para el humor negro que supera al de los españoles. O al de cualquiera.

  • Publicado en Historia

También había negros en los campos nazis

Carlos Greykey nació Barcelona, el 4 de julio de 1913. En 1939 era uno de tantos combatientes por la república española que se tuvieron que exiliar en Francia. En 1941, tras la capitulación, los alemanes le enviaron a los campos de exterminio, como a cualquier otro español exiliado que encontraban durante el victorioso avance del ejército del Reich por Europa. Llegó al de Mauthausen el 21 de junio de 1941, hacinado en un tren con otros cinco mil compatriotas. Entre ladridos de perros y ladridos de soldados alemanes, cansados, maltratados y famélicos, los SS les formaron en el patio de los garajes y les hicieron desnudarse. Cinco mil. Y de todos ellos, el oficial al mando se tuvo que fijar en él. Y es que, entre la palidez terrosa de aquel mar de cuerpos demacrados expuestos al frío austriaco, el color ébano de la piel de Carlos destacaba inmediatamente.

  • Publicado en Cine

Batman vuelve: el rígido traje de goma sudada

¿Por qué Hollywood se empeña en adaptar al cine cómics de superhéroes clásicos, poniendo en ello tanto o mayor afán del que antes ponía en adaptar novelas y obras de teatro de éxito? Por los mismos motivos: pereza mental y afán de lucro. Los cómics clásicos, como las novelas y el teatro de éxito, proporcionan una narración ya estructurada y han formado un público, con el que cuenta de entrada la adaptación cinematográfica. Así que, en principio, son una inversión segura (en la realidad no, pero eso es otra historia). Con el público lector de cómics existe además la posibilidad de venderles elementos de merchandising de todas clases: abundan entre ellos los coleccionistas compulsivos.

Suscribirse a este canal RSS