A+ A A-

Escribir ficción: tener talento no es suficiente

Todo el mundo sabe que los escritores no necesitan ningún manual de escritura. Es más, no necesitan saber escribir para publicar. Y eso les hace sentir muy seguros de sí mismos, como si esta profesión tan compleja sólo requisiera de una inspiración [a poder ser divina] que le fuera soplando a la oreja.

Leer más ...

¿A dónde fueron a dar los libreros de todos los días?

La nostalgia es una emoción espesa, como una densa neblina a través de la cual se entreve los recuerdos de algo que, de una u otra forma nos impone el peso de su ausencia. La nostalgia es una emoción inútil y el gusto por eso es absolutamente esencial. Lo que a continuación leerán, se distancia del estilo mordaz al que los tiene acostumbrado esta publicación y se acerca más a un quejido, a un suspiro, a un lamento.

Leer más ...

¿Te gusta escribir? ¡Hazlo!

Yo comencé a escribir cuando tenía doce años. Empecé con un diario -más tarde fuente de cuentos y conatos de novela- que guardaba en un folio en un rincón oscuro de mi casa, temeroso de que alguien alguna vez los fuera a leer.Analizando esa época de mi vida, me he dado cuenta de que varias razones me llevaron a mantener mi pasatiempo en secreto. Una de ellas era el pánico a enterarme de que mi trabajo, no importa cuán bueno me pareciera, fuera a ser criticado y objeto de burla. Yo pasaba horas escribiendo y reescribiendo un solo párrafo hasta llegar al que finalmente pudiera ser considerado perfecto. Pero la inseguridad de la niñez hallaba poco espacio para dejar que otra persona leyese lo que había escrito por miedo a saberme ineficaz en lo que tanto me apasionaba.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS