A+ A A-

Batusay: incrustado en la frente

La historia de los sueños nos lleva a lugares remotos y a tiempos lejanos, nuestros sueños son fabricados por la gigantesca industria de la labor; todos nuestros pensamientos y nuestras acciones van quedando acumuladas en el pozo de los recuerdos y allí son transformadas en sueños. La cotidianidad y la monotonía nos hacen partidarios de cierto tipo de experiencias y por lo tanto de cierto tipo de sueños. Al contrario de lo que muchos piensan acerca de la industria de los sueños —que es todo el subconsciente en su máximo nivel.

Leer más ...

Tomates

Era el momento en que le tocaba el turno al jóven que había esperado doce largos minutos para que lo despacharan en la tienda de comestibles. La cola de personas llegó a salir por la misma puerta en un momento crítico.

Pero ya le tocaba el turno, y se acababa la espera y el pasar calor que había en plena época veraniega.

Leer más ...

Juegos oníricos

Al despertar no me sentía igual. No parecía ser yo. Ni siquiera al verme al espejo. ¿Yo delgado y sin barba?. ¿Qué había pasado?. Me pellizqué y no sentí dolor, percatándome de que estaba soñando aún. Pensé —desde mi raciocinio onírico—, ¡menos mal que estoy soñando! Me desperté. Sin embargo, al verme al espejo seguía siendo el desconocido hombre delgado sin barba de antes. Volví a pellizcarme y esta vez sí me dolió. Ahora sí me asusté. ¿Quién era yo?, es decir, ¿en quién me había convertido? Busqué mi cartera y vi mis documentos.

Leer más ...