A+ A A-
Cruz Joaquín Saubidet

Cruz Joaquín Saubidet

Soy una buena persona, pero con malos sentimientos. O todo lo contrario. URL del sitio web: http://cruzsaubidet.blogspot.com/

El mundo parece más chico

Las cosas se agrandan y se achican, en general no podemos apreciar la transición porque estamos haciendo otra cosa. Las cosas crecen y disminuyen de acuerdo a los ojos que las observan, y no se trata de ojos diferentes, en general es el propio ojo el que mira distinto. ¿Será que el tiempo envejece la vista? ¿Será que no solo el cuerpo se hecha a perder? ¿Será que me pongo a pensar huevadas?

Aún sigo soñando el sueño americano

Destila vida, destila fuerza, destila alegría. Emana música a su paso, ella es Colombia, ella es la Colombia de la que nos contó alguna vez García Márquez, la Colombia de la música, el baile y la alegría. "Y aún sigo soñando" es el título de su última canción, su marido la canta y ella hace los coros, el primer CD está pronto a salir en Colombia, significó un gran esfuerzo físico y monetario, pero ya está listo. Si Dios quiere llegará a las calles y si el jefe está de buenas, tal vez alguna de las canciones suene en las radios neoyorquinas y se rompa la racha de tantos años sin reconocimiento.

Irak, la invasión continúa

Muchos países han sufrido invasiones, dominios foráneos, revoluciones sangrientas, dictadores, guerras eternas, expansiones y retracciones. Pero existe un país que ha sufrido todos esos males juntos y, por ser cuna de las primeras civilizaciones de la historia, el traqueteo tiene un lastre de casi 7000 años; incluso en este momento se encuentra bajo una invasión nortemericana que no cede con el paso de los años.

Vino por un amor y se quedó por otro

Sonrió cuando le enuncié la síntesis de su historia. —Mire que resultó simple mi vida, tantos años peleando para que usted me la resuma en una historia de dos amores.

—Discúlpeme Guadalupe, no quise lastimarla ni desmerecer todo lo que ha hecho, pero lo que yo hice fue ponerle un título a su historia.

—No se preocupe, está bien el título.

Hace nueve años que Guadalupe pisó suelo americano, tenía dieciocho años. Su personalidad práctica la hizo viajar sola.

Blanco y negro

La polvareda dejaba ciego a quien se atreviera a caminar por las calles en las siestas cálidas y vacías.

La Lucila se llamaba el caserío, los lugareños le decían pueblo, pero los considero demasiado generosos, se trataba a mi entender de un conjunto de construcciones que se emplazaban al margen de una vía casi muerta.

Los últimos días de noviembre

Como todos saben, mi personalidad es de contrera. Todo lo que pueda ser criticado lo será y allí se centra mi diversión.

Y el tema que me trae hoy es la celebración del Día de Acción de Gracias, indudablemente el festejo más importante para los norteamericanos, en el cual conmemoran el agradecimiento de los peregrinos a los indios por haberles ayudado a proveerse para el segundo invierno en estas tierras. El tema es contradictorio desde el vamos. Luego de agradecerle a los indios y festejar con ellos la acción de gracias, dedicaron los años venideros a sacárselos de encima. Y vaya si lo lograron.

Suscribirse a este canal RSS