A+ A A-

Acoso publicitario

En mis ratos de ocio, cuando me da por pensar qué es lo que anda mal en nuestra sociedad, pienso en la imagen que nos vende la izquierda del cerdo empresario capitalista: un gordo sonriente que fuma un habano, medio calvo (el estrés del trabajo), que engaña a su esposa con la secretaria (los capitalistas no tienen moral).

Leer más ...

Números sin sentido

Antes de que leas este editorial queremos felicitarte porque realmente eres un lector excepcional. De acuerdo a una encuesta realizada por una compañía encuestadora, -obviamente sin nada mejor que hacer- sólo el 2% de sus lectores leen los editoriales de periódicos y revistas. Esta información nos ha puesto a pensar si realmente es necesario tener un editorial en El Nuevo Cojo Ilustrado, porque además, según la misma encuesta, el 99% de los que leen los editoriales no leen el resto del periódico.

Leer más ...

Sexo y publicidad

Hoy en día, las calles de Caracas se asemejan cada vez menos a las veredas de una ciudad desarrollada, para tratar de imitar las propuestas lascivas de los barrios rojos de Europa. Sorprende, al conducir por la ciudad capital, el encontrarse con un abanico de mujeres en prendas menores que intentan vendernos licores y cigarrillos, por supuesto, pero también carros, teléfonos celulares, viajes y pare usted de contar. Pasando la Avenida Río de Janeiro, aparece una catira en una valla publicitaria tratando de reventar la cámara del fotógrafo contra sus senos en un close-up de película, para que pueda lanzarse el eslogan "¡Tremendos limones! —Ventarrón Limón", todo pintado de verde manzana para atraer la atención de quien aún no ha chocado.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS