Viernes, 15 Noviembre 2019
Viernes, 15 Noviembre 2019
A+ A A-

Cumplimos un año

Esta criatura también. Esta criatura también. AP Photo/Karim Kadim

El 19 de Abril del 2003, El Nuevo Cojo Ilustrado fue publicado por primera vez e inmediatamente empezamos a hacer planes para cuando cumpliéramos un año. Una fiesta gigantesca fue decidida unánimemente como forma de celebración. Pero cuando llegó la hora cero no pudimos sino preguntarnos: ¿Celebrar qué?

O mejor dicho, ¿es justo o moral celebrar mientras el resto del mundo vive una tragedia inmensa? ¿Celebrar que hemos vivido uno de los años más horrorosos desde la toma de Berlín, si acaso?

Todo el mundo habla paja acerca de ser solidario mientras se echa palos en el club o bar más cercano, sin embargo consideramos que sería completamente absurdo ignorar que un iraquí muere con cada trago que nos tomamos.

Las cosas en el mundo no están bien, y como dijimos en un artículo hace poco, se van a poner peores. Así que oficialmente no hay fiesta, sorry, y estamos donando el presupuesto de ella a la Cruz Roja y de la Media luna Roja para darle una mano a la gente del Medio Oriente que, ideologías aparte, la esta pasando como la mayoría de nuestros lectores, y nosotros mismos, quizás nunca la vayamos a pasar.

Hubo un tiempo en que solidaridad y Latino-América eran casi sinónimos. Donde nuestro pueblo se veía a si mismo más como parte de un planeta que como un espectador de tragedias ajenas. Donde las alianzas y lazos fraternales valían más que cualquier interés económico o político o lo que sea.

¿Donde coño esta ese continente? No tenemos la más puta idea, pero las cosas pueden volver a ser así con menos esfuerzo del que pensamos.

¿Se acuerdan aquella vez durante la Guerra de las Malvinas en que todo el mundo con sangre latina levantó la voz en contra de los británicos? ¿Cuando repudiamos un hecho que nos parecía abusivo y tomamos no el lado que nos convenía sino el lado que era más lógico, sentimental y fraternal? ¿Que pasaría si la guerra de las Malvinas fuera hoy en día? ¿Nos callaríamos la boca para mantener nuestros productos flotando hacia Inglaterra o los Estados Unidos o donde fuera? ¿Venderíamos nuestra consanguinidad por el precio de un barril de petróleo?

Coño, ¿se acuerdan el día en que todo el mundo, al menos en Venezuela, apagó las luces por un minuto en un gesto de solidaridad con nuestros hermanos argentinos? No a todos los venezolanos les gustan los argentinos, pero eso no debería importar para nada a la hora de saber a quien le debemos lealtad, o es que acaso a todo el mundo le gustan 100% los hermanos que tiene. Cuantas veces no te ha provocado darle un cachetón al hijo de tu mamá? Pero no por eso le vas a dar la espalda o vas a dejarlo de apoyar algún día. El tipo es tu hermano, y le debes respeto, consideración y respaldo por encima de todos.

Quién sabe, quizás haga falta algo así para hacernos abrir los ojos y agarrar mínimo acerca d nuestra posición en el mundo. Ahora mismo en América Latina viven mas iraquíes, árabes, yemeníes, turcos y musulmanes en general que americanos o británicos. ¿Cuales son nuestros verdaderos aliados naturales?

Estas preguntas tienen muchas respuestas, pero aunque estemos equivocados estamos siguiendo una línea de pensamiento que tiene más corazón que otra cosa.

Así que empecemos por mostrar algo de apoyo a nuestro hermanos del medio oriente haciendo una donación desinteresada a ese gente que tanto nos necesita en este momento. Un dólar, un peso, un euro o lo que sea no te va a quitar la comida de la boca y si lo hacemos en cambote puede hacer una gran gran diferencia en la vida de alguien que, cómo tú o cómo nosotros, hace un año estaba tranquilo y sin nervios preocupándose de sus propios problemas cuando las bombas empezaron a caer.

Si tú estuvieras en esa situación lo agradecerías. Esta es la dirección: http://www.ifrc.org/sp/index.asp

Modificado por última vez enJueves, 12 Abril 2012 15:02