Viernes, 13 Diciembre 2019
Viernes, 13 Diciembre 2019
A+ A A-

George W. Bush

Hagan como digo, no como hago. Hagan como digo, no como hago. (DP) USCG/Telfair H. Brown, Sr.

George W. Bush, hijo del ex presidente estadounidense quien le hizo la vida imposible a Saddam a principios de los 90, sigue los pasos de su padre con la guerra que ahora mismo cobra vidas en Irak. Aunque no es Saddam Hussein, tampoco es ningún santo. Escribir acerca de él es bien difícil. Su biografía oficial ha sufrido tantos cambios, tanto por parte de sus adulares como de sus opositores, que discernir entre realidad y ficción no siempre es posible.

Bush es el 43º presidente de los Estados Unidos de América y fue juramentado el 20 de enero del 2001, después de una campaña difícil con el entonces vice-presidente Al Gore. Entre sus mayores atractivos como candidato estaba el hecho de ser hijo del ex-presidente George Bush senior y hermano del gobernador de Florida Jeb Bush.

George Walker nació el 6 de julio de 1943 en New Haven, Connecticut, y creció en Midland, Texas donde su padre trabajaba en la industria petrolera. Tiene 4 hermanos Jeb, Neil, Marvin, y Dorothy. Otra hermana más pequeña, Robin, murió de leucemia en 1953 cuando tenía 3 años. Su educación secundaria la hizo en la exclusiva Academia Phillips en Andover, Massachussets. En 1968 recibió el título en Artes Libres de la Universidad de Yale y en 1975 terminó un Master en Administración de empresas en Harvard.

En enero de 1968, con la Guerra de Vietnam a toda vela, y justo antes de graduarse de Yale, Bush, sabiendo que tan pronto terminara la escuela sería elegible para la recluta, tomó el examen de admisión para la Escuela de Oficiales de la Fuerza Aérea, con la esperanza de conseguir ser asignado a la Fuerza Aérea de la Guardia Nacional de Texas. Esto evitaría que lo mandaran a Vietnam, permitiéndole hacer el servicio militar en casa.

Bush no salió particularmente bien en el examen de admisión y en el de aptitud para piloto obtuvo una nota por debajo del 25 %. La más baja posible. Pero el papá de George W. Bush, George H.W., en ese entonces congresista por Houston, consiguió un puesto para su hijo. Bush fue puesto de primero en la lista de espera y en 1968 entró en servicio. La lista de espera, según estimados era de año y medio.

De acuerdo a la mayoría de las fuentes Bush era un excelente piloto, pero su interés por volar se acabó después de un tiempo. En 1972, cuando llevaba 4 de los seis años de servicio militar, se le ofreció trabajar para la campaña de un amigo de la familia Bush, Winton Blount, que se había lanzado como senador por Alabama. En mayo Bush solicitó que lo transfirieran a la unidad aérea de la Guardia Nacional de Alabama que no tenía aviones y donde las responsabilidades eran prácticamente nulas. Los superiores de Bush aprobaron la transferencia inmediatamente, pero los superiores de estos dijeron que no.

El asunto tomó meses en resolverse. En Augusto Bush faltó a su chequeo físico anual para pilotos y le fue retirado el permiso para volar. (Algunos especulan que lo hizo para evitar el examen de drogas que había instituido el Pentágono en abril de ese año.)

En septiembre se le ordenó que se reportara a otra unidad aérea en Alabama, el 187º Grupo Táctico de Reconocimiento en Montgomery. Bush dice que lo hizo, pero sus superiores aseguran que él nunca apareció. No existe documentación de que lo haya hecho y ninguno de los seis o siete centenares de soldados que pasaron por ahí han declarado haber conocido a George Bush

Después de las elecciones en noviembre, Bush regresó a Texas, pero aparentemente nunca lo notificó a sus superiores en la guardia.

Durante la campaña presidencial Bush aseguró que él había tratado de compensar el tiempo perdido en mayo, junio, y julio de 1973. Pero de acuerdo con otras fuentes, no hay evidencia de que esto haya sucedido. Cualquiera haya sido el caso, sus superiores nunca lo disciplinaron por sus acciones. (Nadie nunca ha sido fusilado por perderse una guardia un fin de semana, pero la política en esa época era encarcelar a los desertores)

Cuando Bush decidió irse a Harvard en 1973 pidió y obtuvo una descarga honorable 8 meses antes de que se acabara su servicio militar.

Los críticos de Bush lo acusan de desertor cobarde por estas acciones. Sin embargo, no era extraño que esto sucediera en esa época. Bush era un niño rico mimado y se aprovechó de la oportunidad que tenía a mano como lo hubiera hecho cualquier otro.

Durante esta etapa George Bush fue considerado la oveja negra de la familia, tuvo problemas con el consumo de alcohol y experimentó con drogas. Enfrentado por reporteros acerca de estos rumores Bush ha llamado a los setentas su etapa "nómada" y evasivamente ha dicho que sólo puede garantizar buena conducta a partir de 1974. Los problemas con el alcohol fueron, sin embargo un dolor de cabeza para Bush viejo hasta bien entrados los 80's.

Siguiendo los pasos de su padre, Bush fundó una compañía relacionada con petróleo y gas que llamó Arbusto (Bush en español). Y en 1977 se casó con Laura Welsh, quien en 1981 dio a luz a las gemelas Bárbara y Jenna.

En 1978 hizo un intento por entrar en el sector público lanzándose como candidato republicano al Congreso. Perdió por 6 puntos. En la campaña, sin embargo, dio muestras de gran capacidad para reunir fondos, sentando un record para la época.

A principios de los 80s, su compañía sufrió fuertes pérdidas debido a la caída de los precios del petróleo, ahora llamada Bush Exploration, y aceptó una oferta de un fondo de inversionistas llamado Spectrum 7 para comprar su empresa, dejándolo a él como presidente. En 1986, con los precios del petróleo llegando al fondo del barril, Bush convenció a los inversionistas de vender Spectrum a Harken Energy por un precio irrisorio. Más tarde vendió sus acciones e hizo una fortuna.

Poco antes de su cumpleaños número 40, George Bush le dio un giro a su vida, volviéndose más responsable en lo personal y profesional. Dejó de beber y se volvió más religioso, cambiándose a la religión Metodista de su mujer (su familia es de fe episcopal). El cambio estuvo influenciado por la decisión de George viejo de lanzarse a la candidatura por la presidencia en 1988.

Con la política entrando dentro del ámbito familiar, Bush se mudó con su familia a Washington, D.C., en otoño de 1987 para trabajar en la campaña del papá.

Aunque sin cargo oficial George W. Bush, fue el confidente más cercano del candidato, sirviendo como consejero y escritor de discursos durante la exitosa campaña.

Después que el papá ganó las elecciones, George W. Bush se interesó por el béisbol de grandes ligas y tras convencer a un grupo de inversionistas compró los Texas Rangers y sirvió como gerente general de 1989 a 1994. Con una inversión inicial de $606.000 Bush recibió casi 15 millones de dólares cuando el equipo fue vendido en 1998.

En 1994, a pesar de su éxito como empresario en las grandes ligas, Bush sorprendió hasta a su familia al convertirse en Gobernador de Texas. Desde el inicio de la campaña los observadores políticos describieron el intento de Bush como una pérdida de dinero por tratar de ganarle a la popular candidata demócrata Ann Richards. Durante la campana, Richards llamó a Bush intelectualmente vacío, pero el desprecio que desplegó en contra de su contendiente y su familia, fue un tiro que le salió por la culata al perder por 350.000 votos.

En noviembre de 1998, fue reelecto como gobernador, convirtiéndose en el primero en ser reelegido en ese estado. Ganó con un aplastante margen 65% a 35%, atribuido más que todo a su poder de convocatoria entre los votantes negros e hispanos. Su éxito en Texas, especialmente entre las minorías, llamó la atención de los republicanos, que vieron en Bush un candidato viable para retar al vice-presidente Al Gore en las elecciones presidenciales.

Durante este período Bush mantuvo una considerable ventaja de Gore, pero a medida que las elecciones se acercaron Bush pareció perder energía y muchos predijeron que perdería sin remedio. Como escritor de discursos de Bush viejo había hecho un nombre como orador, pero cuando le tocó a él pararse frente al público, la experiencia de Texas no fue suficiente. Con regularidad pronunciaba mal las palabras o simplemente decía incoherencias. Esta incapacidad para expresarse correctamente lo llevó a ser la burla de los periodistas que no podían esperar para el debate con Al Gore a celebrarse el 3 de octubre 3 del 2000. El debate fue un desastre para Bush, con un Al Gore que dominó desde el principio en cada una de las críticas que Bush hizo del gobierno demócrata de la última década.

Aunque las encuestas reflejaron que Gore había ganado por más de una cabeza, igualmente sugerían que la mayoría de los votantes pensaban que Bush era un candidato más carismático y creíble. Los números de George se recuperaron como consecuencia de esto.

El 11 de octubre fueron a revancha en un segundo debate y Al Gore golpeó fuerte a Bush con preguntas acerca de política exterior y defensa, que eran consideradas su punto débil. Aunque no especialmente brillante, Bush logró salir adelante con ellas o en el mejor caso esquivarlas ágilmente. Las encuestas mostraron un empate tras este episodio.

A pesar de ser avergonzado por periodistas en diferentes oportunidades por no saber el nombre de presidentes del mundo y una visita a la Universidad Bob Jones University, una institución bien conocida por sus puntos de vista anti católicos, George Bush se mantuvo a la par de Gore en las encuestas. Y el punto clave fue el deseo de cambio de los votantes tras 8 años de gobierno demócrata.

Las encuestas revelaban que la gente percibía a Bush como el candidato del cambio, mientras que Gore representaba el status quo. Bush describía su candidatura como "compasiva-conservadora" pero muchos dudaban que tan compasivo podía ser un hombre que apoyaba ciegamente la pena de muerte, las leyes anti-aborto y que se mantenía a distancia de cualquier legislación protectora de los homosexuales.

Entre altos y bajos y sacando provecho de la creencia para el momento de que la estabilidad económica de la administración Clinton estaba por llegar a su fin, Bush fue declarado vencedor en las elecciones presidenciales al ganar el voto electoral. Un técnicismo que le dio la presidencia a pesar que la mayoría de los estadounidenses apoyaban a Al Gore.

El resultado no hubiera sido un problema de no ser porque el estado que decidió la contienda fue Florida, donde su hermano Jeb era gobernador. Florida tenía 25 votos electorales y estaba dividida por la política de contención del presidente Clinton en contra del gobierno de Fidel Castro. El caso de Elián González, todavía reciente en la memoria de los disidentes cubanos, ponía a Gore en una situación apretada.

Teniendo una minúscula ventaja en el estado donde al Gore ganaba en el voto popular, Bush fue declarado ganador por los medios alrededor de las 10 de la noche y Gore llamó para anunciar su derrota. Horas más tarde, cuando los demócratas se dieron cuenta de que el conteo era demasiado justo como para rendirse, Gore se echó para atrás y exigió un reconteo. La razón presentada fue que el procedimiento para votar era fraudulento y que por esto debía ser recontado manualmente. Los cartones de votación en muchos municipios presentaban más de una o ninguna marca que dejara ver la decisión del votante.

Después de cinco semanas, las batallas legales por la presidencia llegaron a la suprema corte de los EE.UU. que decidieron 5 a 4 detener el reconteo y declarar ganador a George Bush con un margen de 537 votos. El 13 de diciembre, un día después de la decisión, Gore felicitó a Bush por la victoria.

En su primer discurso, Bush expresó su deseo de trabajar en conjunto con los demócratas y prometió ser el líder de una nación y no de un partido.

George W. Bush fue juramentado el 20 de enero del 2001 y desde entonces su presidencia ha estado marcada por eventos de carácter histórico. Su política ha sido la misma que aplicó en Texas como gobernador, conservadurismo y reducción de impuestos. Sin embargo esto no ayudó al desplome económico producido por el desgaste del modelo capitalista, como producto de la entrada en el período de recesión.

Diversos casos de corrupción en empresas relacionadas con su familia y la industria petrolera y energética no hicieron sino empeorar las cosas. El 11 de septiembre, ataques terroristas en Nueva York lo llevaron a declarar lo que él ha llamado la Guerra contra el Terrorismo, aplicando una política exterior extremadamente unilateral.

En el 2002, después de cuatro años logró que las Naciones Unidas reiniciaran las inspecciones en Irak, amenazando con serias consecuencias en caso de no cumplirse. Pero casi inmediatamente, la ONU entró en debate acerca de si tales amenazas eran apropiadas o no.

En marzo del 2003, tras meses de discusiones, los EE.UU. y Gran Bretaña declararon la guerra a Irak sin el soporte del Consejo de Seguridad de la ONU. Después de cuatro semanas las fuerzas aliadas rodearon y capturaron Bagdad y el Pentágono declaró la guerra como terminada.

George tiene dos perros, Spot y Barney, y un gato, India.

Modificado por última vez enJueves, 29 Marzo 2012 14:29