Martes, 12 Noviembre 2019
Martes, 12 Noviembre 2019
A+ A A-
Gordon Milcham

Gordon Milcham

Gordon es un escritor y cineasta venezolano residenciado en Los Angeles, California.

URL del sitio web: https://www.toobigworld.com
  • Publicado en Historia

Más católico que el Papa

Preguntarle a un niño qué quiere ser cuando sea grande, es recibir la selección más variada de oficios que —por alguna razón— le llaman la atención. Vaquero solía ser una popular cuando yo era niño. También astronauta y presidente. Y nunca faltaba el que quería ser soldado. Las niñas siempre se iban por Miss o doctora. La preferencias eran de alguna manera heróicas o prestigiosas. Y no tengo duda de por qué. Durante el cumpleaños de un compañerito de escuela a un amigo se le ocurrió decir que él quería ser chofer de autobus y el cachetón de la mamá lo convirtió en el ingeniero que es hoy en día.

  • Publicado en Historia

Leni: La madre de los dioses

Uno de los grandes éxitos del gobierno nazi bajo el mando de Adolfo Hitler, fue el saber cómo hacerle llegar su mensaje pueblo. El logro de los nazis fue unir a todo el país bajo una misma bandera en una misión que, aunque horrorosa, no por eso deja de fascinar históricamente debido a la perfección mecánica con la que fue llevada a cabo. Para esto, Hitler utilizó una campaña publicitaria como la que jamás se ha visto de nuevo, y su colaboradora fue una ex-actriz convertida en directora de cine llamada Leni Riefenstahl.

Morgan Robertson: el profeta olvidado

En 1898 un palacio flotante zarpó desde Southhampton para cruzar el Atlántico. Era el crucero más grande y lujoso jamás construido, y sus pasajeros eran los más distinguidos miembros de la burguesía mundial. Era descrito como inundible, pero estaba destinado a nunca alcanzar su destino: el casco sería abierto por un iceberg y se hundiría dejando apenas unos cuantos sobrevivientes. El crucero existía sólo en papel, en la imaginación del novelista Morgan Robertson. El nombre que le había dado a su barco ficticio: Titán. El título del libro era: Futilidad.

El país de cartón piedra

Las enciclopedias definen la frase en inglés "like a Potemkin village" (como un pueblo de Potemkin) como la forma pretenciosa de mostrar el lado bueno de algo con la intención de enmascarar o desviar la atención de un hecho o condición embarazosa. El Potemkin de la frase se refiere a Gregorio Potemkin, príncipe del Sacro Imperio Romano, quien para impresionar a su amante y protectora llevó a cabo uno de los engaños más grandes de la historia.

El Príncipe de Trinidad

A unos 1200 kilómetros mar afuera de la costa de Espírito Santo en Brasil, se encuentra la isla de Trinidad. No la Trinidad de Trinidad y Tobago, sino otra, más pequeña, de 14 kilómetros cuadrados. Nadie vive en Trinidad. De hecho, pocos han puesto pies en sus colinas volcánicas. Sin embargo allí existió una vez un reino que fue peleado por ingleses, portugueses y brasileños. Todo fue producto de un sueño.

Kim Philby: el tercer hombre

En 1949, el FBI descubrió que entre 1944 y 1946 un miembro de la embajada británica había estado enviando mensajes secretos a la KGB bajo el nombre código "Homer". Kim Philby, enlace entre la inteligencia americana y británica fue informado de lo que sucedía y al leer el informe no tuvo ninguna duda sobre su veracidad. Homer, era un miembro de la red de contra espionaje que el mismo dirigía para la KGB desde hacía más de veinte años.

  • Publicado en Historia

La América Española

Si Simón Bolívar no hubiese sido el protagonista de una serie de hechos infortunados, la historia latinoamericana hubiese sido otra. A su nacimiento nadie hubiese imaginado otro destino para el cuarto hijo de los Bolívar, que el perderse en el tiempo tras una vida cómoda y sin preocupaciones. Pero como si el destino le llamara con perseverancia, las correcciones a su camino vinieron una y otra vez. La última de ellas, con la muerte de su esposa apenas meses después del matrimonio.

Los Ochoa Bolívar

El apellido Bolívar, actualmente usado con orgullo por millones de personas alrededor del mundo, nació en las sinuosas tierras del norte de España. Hoy en día sólo el nombre cabalga al hombre vivo, la sangre, que se destiló por siglos hasta parir un hombre de excepción, se ha perdido en el tiempo, destilada de nuevo aunque esta vez para evaporarse y desaparecer. La obra de sus poseedores originales, sin embargo, será un legado más difícil de borrar la historia humana.

  • Publicado en Cine

El complejo de mártir de Mel Gibson

Si a alguien hemos visto sufrir en la gran pantalla durante los últimos veinte años es al señor Mel Gibson. Desde el sobreviviente de "Mad Max", al sicótico de "Arma mortal", al héroe escocés de "Braveheart", Mel Gibson ha sangrado, llorado, casi muerto, muerto y hasta resucitado por una causa, una mujer, un país —y en su última película, aunque no se incluyó en ella— por toda la raza humana. "La pasión del Cristo", su más reciente esfuerzo como director, cuenta las últimas 24 horas de Jesús de la única forma en que Gibson podía hacerlo, con violencia. Sin embargo el filme —perdonen la crudeza— da en el clavo.

  • Publicado en Cine

Top Shogún: El último samurai

Adivinen cuál es la buena película de guerra en esta lista: "Glory", "Courage Under Fire" y "The Siege". Como pista diré que el director de todas es Edward Zwick, quien también es el director del nuevo vehículo de Tom Cruise, "El último Samurai". En esta película continúa su búsqueda sobre los orígenes del patriotismo y de la acción en momentos de crisis. Con excepción de "Glory", Zwick ha fallado en cada uno de sus intentos de tan siquiera dar una definición general a lo que tanto se pregunta, sin embargo, "Samurai" es uno de sus intentos más decentes hasta la fecha.

Suscribirse a este canal RSS