A+ A A-
  • Publicado en Opinión

Con Mahoma hemos topado

Buena la hizo Mahoma al prohibir a sus seguidores cualquier tipo de representación de su imagen. Y eso que su intención no era mala: evitar que el culto que él había inaugurado cayese en la idolatría. Pero, con la asunción de la iconoclastia como rasgo determinante, y el texto escrito como único vehículo, el Islam se enrocó en la literalidad (que viene de letra) y le cerró el paso a la imaginación (que viene de imagen). Y el arte islámico, tras un periodo de gran esplendor (que coincide más o menos con la existencia de Al Andalus, el califato árabe en lo que hoy es España) cayó pronto en un estancamiento del que aún no se ha recuperado.

Leer más ...

Cuando los curas atacan

El siglo XXI definitivamente no ha tratado bien a la iglesia católica en EE.UU. Primero fueron esos desagradecidos (y muy posiblemente ya excomulgados) creyentes llorones y sus acusaciones de abuso sexual durante las últimas tres décadas. Después los escándalos de corrupción y enriquecimiento ilícito. Y ahora los nada nuevos —pero siempre jugosos— cargos por adulterio, como el que obligó a renunciar el pasado 11 de agosto al Rector de la Catedral de San Patricio en Nueva York, Cardenal Eugene V. Clark, tras hacerse público que mantenía relaciones sentimentales con su secretaria Laura DeFilippo. Clark es el tercer miembro de la Arquidiócesis en renunciar en los últimos tres años por cargos similares.

Leer más ...

Q.E.P.D: Juan Pablo II

El 3 de abril de 2005 pasó a mejor vida Karol Wojtyla, alias Juan Pablo II, hombre que a pesar de cualquier cosa que pueda decirse, delante de un buen montón de Papas no solo era un santo, sino la encarnación de Cristo mismo.

Leer más ...
  • Publicado en Cine

Cristo comestible

Cómo cocinar un Cristo para dos personas: se toma un Cristo macilento para dos personas; tras descolgarlo de la pared, con un cuchillo se extraen las alcayatas y se le separa de la cruz. Se descostra bañándolo en agua tibia y se seca cuidadosamente. Los estigmas pueden mecharse con tocino. En una fuente, y sobre lecho de cebollas, colocaremos al Cristo, al que untaremos con abundante mantequilla. Se deja en horno moderado durante tres días, al cabo de los cuales sale él solo.

Leer más ...
  • Publicado en Historia

Más católico que el Papa

Preguntarle a un niño qué quiere ser cuando sea grande, es recibir la selección más variada de oficios que —por alguna razón— le llaman la atención. Vaquero solía ser una popular cuando yo era niño. También astronauta y presidente. Y nunca faltaba el que quería ser soldado. Las niñas siempre se iban por Miss o doctora. La preferencias eran de alguna manera heróicas o prestigiosas. Y no tengo duda de por qué. Durante el cumpleaños de un compañerito de escuela a un amigo se le ocurrió decir que él quería ser chofer de autobus y el cachetón de la mamá lo convirtió en el ingeniero que es hoy en día.

Leer más ...

San Agustín: el santo débil

No importa lo que diga El Vaticano, muchos santos fueron más pilas de lo que los mojigatos en Roma nos quieren hacer creer. La excusa es la conversión y la nueva vida que hallaron tras conocer la palabra del Señor, que aparentemente no sólo lava los pecados, sino que también debe lavar la memoria de cuanto feligrés avispado que —siguiendo el ejemplo de su santo favorito— decide probar primero y decidir después.

Leer más ...

Los increíbles Borgia

A pesar su sangrienta y escandalosa historia, la mayoría de los cuentos sobre los pecados de la Iglesia, cuales quiera que sean, no son sino eso, cuentos. Casi todos guardan relación con los pecados de la carne y tienen la intención de desprestigiar al Clero. Sin embargo, muchos otros son verdad y mucho peores que la lujuria, sodomía y fornicación que usualmente se atribuye a sus protagonistas. En esta categoría los campeones indiscutibles son la familia eterna: los Borgia.

Leer más ...

La virgen del pan

Luego de los sucesos del 11 de abril del 2002, el aumento de las actividades religiosas en Venezuela no ha pasado desapercibido. Específicamente en El Cafetal, se ha realizado todo tipo de ceremonia cristiana y se ha sacado a pasear a cuanta imagen existe en las múltiples iglesias de la zona.

Leer más ...

Cuando los irlandeses atacan

Entre las sorpresas editoriales de 1836 hubo un libro por una tal María Monk, titulado "Awful Disclosures" (Revelaciones Espantosas), el cual clamaba ser su memoria de vida en un convento de Montreal. Candela pura para los estándares del temprano siglo 19, el libro de Monk afirmaba que todas las monjas eran obligadas a tener relaciones sexuales con los curas y "los frutos de la lujuria sacerdotal" eran bautizados, asesinados, y enviados bien lejos para ser enterrados en secreto dentro de sacos de terciopelo púrpura.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS