A+ A A-
  • Publicado en Opinión

Con Mahoma hemos topado

Buena la hizo Mahoma al prohibir a sus seguidores cualquier tipo de representación de su imagen. Y eso que su intención no era mala: evitar que el culto que él había inaugurado cayese en la idolatría. Pero, con la asunción de la iconoclastia como rasgo determinante, y el texto escrito como único vehículo, el Islam se enrocó en la literalidad (que viene de letra) y le cerró el paso a la imaginación (que viene de imagen). Y el arte islámico, tras un periodo de gran esplendor (que coincide más o menos con la existencia de Al Andalus, el califato árabe en lo que hoy es España) cayó pronto en un estancamiento del que aún no se ha recuperado.

Leer más ...
  • Publicado en Cine

Cristo comestible

Cómo cocinar un Cristo para dos personas: se toma un Cristo macilento para dos personas; tras descolgarlo de la pared, con un cuchillo se extraen las alcayatas y se le separa de la cruz. Se descostra bañándolo en agua tibia y se seca cuidadosamente. Los estigmas pueden mecharse con tocino. En una fuente, y sobre lecho de cebollas, colocaremos al Cristo, al que untaremos con abundante mantequilla. Se deja en horno moderado durante tres días, al cabo de los cuales sale él solo.

Leer más ...
  • Publicado en Cine

El complejo de mártir de Mel Gibson

Si a alguien hemos visto sufrir en la gran pantalla durante los últimos veinte años es al señor Mel Gibson. Desde el sobreviviente de "Mad Max", al sicótico de "Arma mortal", al héroe escocés de "Braveheart", Mel Gibson ha sangrado, llorado, casi muerto, muerto y hasta resucitado por una causa, una mujer, un país —y en su última película, aunque no se incluyó en ella— por toda la raza humana. "La pasión del Cristo", su más reciente esfuerzo como director, cuenta las últimas 24 horas de Jesús de la única forma en que Gibson podía hacerlo, con violencia. Sin embargo el filme —perdonen la crudeza— da en el clavo.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS