A+ A A-

El Crimen Ferpecto: la venganza de los feos

Guillermo Toledo y Mónica Cervera en Crimen Ferpecto Guillermo Toledo y Mónica Cervera en Crimen Ferpecto © 2005 Pánico Films

André Bretón afirmaba, en el prólogo a su Antología del Humor Negro, que los españoles poseen un especial talento para ese tipo de humor. Sea verdad o no, Luis Buñuel, antiguo compinche surrealista de Bretón, sin duda lo poseía, como demostró en casi todas sus películas, pero muy especialmente en las de su etapa mexicana. México es un país surrealista, afirmaba Don Luis, y los mexicanos poseen un talento para el humor negro que supera al de los españoles. O al de cualquiera.

Los grandes santones de la crítica cinematográfica (casualmente, casi todos son franceses y escriben en Cahiers du Cínéma) desdeñan la etapa mexicana de Don Luis y consideran las películas de su etapa, más sutiles e intelectuales, como lo mejor de su obra. Pero la mayoría de los cineastas, particularmente los españoles, se prefiere al Buñuel mexicano, más basto, más popular, más feroz, más irónico, y sobre todo más cargado de humor negro.

Entre los que prefieren al Buñuel mexicano se cuentan (además de, modestamente, el que esto escribe) Pedro Almodóvar, a quien algo se le nota, y Alex de la Iglesia, a quien se le nota mucho. Y en donde más se le nota es en su última película, Crimen Ferpecto, una comedia que merecería encabezar la mencionada antología de André Bretón si ésa hubiese sido una antología cinematográfica en vez de literaria.

Ante todo, Crimen Ferpecto es una muy eficaz comedia. Sus espectadores se ríen como hienas, es decir, con carcajadas feroces que hielan la sangre. Y es tremendamente buñuelesca, más allá del homenaje explícito (Ensayo de un crimen es una de las películas que el protagonista visiona para inspirarse). Si la película fuera en blanco y negro y los actores hablasen con acento mexicano en vez de madrileño, uno se diría ante una joya olvidada de las que Don Luis había filmado en los estudios Churubusco.

Alex de la Iglesia realizó su primer largometraje, Acción Mutante, gracias al apadrinamiento de Pedro Almodóvar. Pronto se convirtió en una película de culto, con su propio club de fans (con sede en Tokio, Japón) y todo. Su segunda película, El Día de la Bestia, también accedió al estatus de película de culto. Cuando Hollywood le sedujo para rodar allí su tercera película (Perdita Durango, también conocida como Dance With The Devil), él mismo era ya un director de culto, el segundo en la lista de los directores de cine españoles más de moda en el mundo, justo por detrás de su antiguo padrino.

El cine de Alex de la Iglesia presenta una serie de constantes fácilmente identificables: unos guiones muy bien urdidos por el mismo Álex y su guionista habitual, Jorge Guerricaechevarría, una aparente falta de pretensiones intelectuales que oculta un sentido del humor muy inteligente; un ritmo trepidante donde nunca faltan algunas espectaculares escenas de acción, para las que el director demuestra un gran talento; un reparto plagado de personajes grotescos interpretados por magistrales actores secundarios sacados de las catacumbas de la escena teatral y cinematográfica española, y una constante referencia a los géneros populares (la ciencia-ficción en Acción Mutante, el terror satánico en El Día de la Bestia, el spaguetti-western en 800 Balas, el thriller a la Hitchcock en La Comunidad y Crimen Ferpecto)

Aunque en el fondo el género al que se adscriben todos sus filmes siempre es el mismo, la comedia negra, cargada de feroces sarcasmos contra las mezquindades y miserias de la normalidad-mediocridad pequeñoburguesa en que vivimos inmersos. Crimen Ferpecto reúne y quintaesencia todas estas características: es, posiblemente, su obra más perfecta. O Ferpecta.

De lo que no cabe duda es de que se trata del guión más redondo de todos los que han parido el binomio De la Iglesia-Guerricaechevarría. Avanza trepidante, sin tiempos muertos, sin dar tregua al espectador, fiel a la máxima de Billy Wilder: una comedia es como una bicicleta, cuando se para se cae. Algunas de las líneas de diálogo son antológicas.

En Acción Mutante un grupo de mutilados feos se constituía en célula terrorista contra el mundo de la beautiful people y su culto a la belleza y la juventud, convertido en ideología dominante de un caricaturesco mundo futuro. Crimen Ferpecto retoma este tema de fondo de forma algo más sutil (pero no mucho), esta vez dentro de una trama de intriga hitchcockiana y con un centro comercial como caricatura, o metáfora, de la sociedad actual, y escenario del choque entre los dos personajes protagonistas: Rafael (Guillermo Toledo), devoto del culto a la imagen, a la belleza y a la ideología del triunfo a toda costa, y Lourdes (Mónica Cervera), menospreciada por ser fea, pobre y de gustos plebeyos.

Guillermo Toledo está aquí más por ser el actor de comedia de moda en España que por ser realmente adecuado para el personaje, al que no aporta mucho más que su habitual y algo repetitivo repertorio de muecas (aunque eso, ay, es lo que le pide el público). Todo lo contrario que la desconocida Mónica Cervera, que personifica a Lourdes a la perfección, de forma entre hilarante e inquietante.

La gran traca final, el incendio del centro comercial, vuelve a demostrar la gran habilidad del director para realizar espectaculares secuencias de acción con una centésima parte del presupuesto que invertirían en Hollywood para hacer lo mismo pero peor. Entre medias, maravillas surrealistas dignas de Buñuel: la cena en la casa de la extravagante familia de Lourdes, el accidente en el Luna Park, los diálogos de Rafael con el cadáver nada exquisito de Don Antonio, uno de esos magistrales papeles secundarios interpretados por casi desconocidos aunque magníficos actores de reparto, Luis Varela en este caso, con quien Alex de la Iglesia suele trufar sus películas. Por cierto que Don Antonio muere, o es matado, en una secuencia de frenético suspense digna de Alfred Hitchcock, a quien también se le dedica un homenaje explícito (su film Crimen Perfecto es otro de los que Rafael/Guillermo Toledo se inspira).

Pero más allá de las similitudes con Hitchcock y Buñuel, Alex de la Iglesia es un director con una fuerte personalidad que imprime a todas sus películas; algo menos a Perdita Durango, su obra menos personal. Existen persistentes rumores de que algunas majors de Hollywood intentan captar a Alex para sus producciones: ya rechazó, en su momento, la posibilidad de rodar The Mark of El Zorro y Doom. Esperemos que siga rechazando esos cantos de sirena: la comedia negra no es un género grato a Hollywood, y los directores con demasiada personalidad propia, últimamente, tampoco. Y un director con tan fuerte personalidad corre serio peligro de perderla cuando cae entre los engranajes de la gran factoría hollywoodense: eso mismo le ha pasado al mexicano Guillermo del Toro, que tras hacer en su país y en España películas tan personales e interesantes como Cronos y El Espinazo del Diablo, se fue a Hollywood para acabar haciendo... Blade II. Que sí, es cinematográficamente superior a Blade, pero es que hasta Plan 9 From Outer Space lo es.

Alex debería seguir, una vez más, el ejemplo de su maestro Buñuel; quien cuando en la cima de su popularidad como director de culto no paraba de recibir, también él, propuestas de todas las majors de Hollywood, los despachaba diciendo: "vosotros nunca me permitiríais la libertad que yo quiero para hacer mis películas". Él sí que sabía.

Créditos

Dirigida por: Álex de la Iglesia; escrita por Jorge Guerricaechevarría y Mr. de la Iglesia; director de fotografía, José L. Moreno; editada por Alejandro Lázaro; música por Roque Baños; dirección artística José Arrizabalaga y Arturo García Otaduy; producida por Gustavo Ferrada, Mr. de la Iglesia, Juanma Pagazaurtundua y Roberto di Girolamo; estudio: Vitagraph. 104 Min.

Protagonistas: Guillermo Toledo (Rafael), Mónica Cervera (Lourdes), Luis Varela (Don Antonio), Enrique Villén (Inspector Campoy), Fernando Tejero (Alonso) y Javier Gutiérrez (Jaime).

Datos técnicos

Formato: A color, widescreen, dolby

Clase: Prohibida la venta a menores de 18 años

Fecha de lanzamiento del DVD: Agosto 19, 2005

Funciones del DVD: Subtítulos: Inglés, Español. Idiomas incluídos: Español (Dolby Digital 5.1)

Otras críticas

All Movie Guide: http://www.allmovie.com/cg/avg.dll?p=avg&sql=1:299112

IMDb: http://www.imdb.com/title/tt0395125/

Xavier B. Fernández

Nació en 1965 en el barrio de Gracia de Barcelona, España, y por ahí sigue. Estudió Ciencias de la Información en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Ha trabajado como descargador de camiones, dependiente en una tienda de discos, mozo de gasolinera, auxiliar administrativo, dibujante de storyboards, extra de cine, guionista de televisión, periodista y dibujante de cómics (con el seudónimo de Jimmy Jazz).

Ha escrito guiones de cine y televisión, una obra de teatro -Diógenes y Epicuro en el parque-, una novela -Kensington Gardens- y diversos relatos breves, publicados, sobre todo, en la revista literaria BADOSA EP.

Es colaborador habitual de El Nuevo Cojo desde 2003.

Sitio Web: www.facebook.com/xavier.b.fernandez

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.