A+ A A-
  • Publicado en Artes

La metáfora en el arte callejero de Banksy

Banksy, el artista que muchos aseguran nació durante los años 70 en Bristol, Inglaterra, y que es punta de lanza de la sociedad grafitera mundial, es un enigma. Aparentemente nadie sabe quién es, pero las obras que ha pintado en diferentes ciudades del mundo (sobre todo en Inglaterra) ya han marcado un hito en la historia del grafito y su desarrollo estético como manifestación urbana.

Leer más ...

Olimpíadas y terrorismo

El terrorismo tiene como motivo principal dar a conocer al mundo una reivindicación especifica, de ahí la razón por la cual los terroristas tienen preferencias en lugares donde la prensa mundial se encuentre reunida en cantidad exuberante.

Leer más ...

La verdadera guerra es en casa

Tras Nueva York y Madrid, ahora le ha tocado el turno a Londres. Esto es una guerra, por si alguien aún no se había dado cuenta. Pero no una guerra entre la civilización occidental y la civilización árabe-musulmana. El mundo del Islam, de donde el enemigo procede, es tan víctima suya como occidente. En esta guerra el enemigo es invisible y el frente puede abrirse en cualquier calle, cualquier estación de metro en cualquier ciudad, enemiga o no. En esta guerra las víctimas son civiles que poco o nada tiene que ver con todo el asunto y los ejércitos están de más ya que el enemigo pretende ganarla de una sola manera: convenciéndonos de que le concedamos la victoria.

Leer más ...
  • Publicado en Artes

El britart arde en la hoguera de las vanidades

El pasado lunes 24 de mayo un almacén del este de Londres ardió hasta que las mercancías que contenía se convirtieron en cenizas carbonizadas. La cosa no tendría mayor interés público, si no fuera porque el almacén es de la compañía Momart y lo que guardaba eran carísimas colecciones de obras de arte, lo más granado de los últimos años de britart (denominación del arte británico contemporáneo, estéticamente una amalgama que con descarado sentido comercial recicla a patadas y al popurrí postulados del dadaísmo, el arte conceptual y el Pop Art) propiedad de los más importantes coleccionistas británicos, quienes tras pagar cantidades astronómicas por cosas como una tienda de campaña con 100 nombres escritos encima las arrinconaron allí, en la oscuridad, entre polvo y ratones.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS