El Nuevo Cojo Ilustrado

A+ A A-

Ahora ya sabemos que es de la vida de Henry StephenLos empleados del Centro Internacional de Convenciones de Durban comienzan a recoger todo, a cambiar las estructuras del complejo preparando todo para el acto final en donde entre otros hablará Gilberto Gil, hoy Ministro de la Cultura de Brasil. Al parecer también estará Harrison Ford, quien es la "imagen" de una corporación transnacional dedicada a la conservación de la naturaleza. Si, la globalización también existe en las organizaciones benéficas. Pero eso es parte del show de una convención que tiene muchísima más importancia política de lo que me imaginé antes de venir, que ya era bastante.

Publicado en Narrativa
Escrito por
Leer más ...

El palo de la felicidad en un tronco escamado del que salen unas hojas verde-grama con rayas manchadas de blanco. Tuve uno en Buenos Aires, que viajó de Entre Ríos a San Fernando y no pudo sobrevivir a los aguaceros ni a los vientos huracanados del sur. No es que sepa mucho de matas pero creo que no es raro en ellas eso de volver a crecer. No fue el caso de aquel turista que tuve yo en Buenos Aires. Se quedó torcido, flaco, medio verdoso en el balcón oscuro que daba al sol de la tarde pintado en el cielo de Tigre (el río que está en la provincia).

Publicado en Narrativa
Escrito por
Leer más ...

Cuando era un niño, me llenaba de curiosidad la señora del bolso que a veces visitaba la casa de mi abuelo en El Paso. Súbitamente la puerta de la casa se cerraba con un golpe, y entonces ella aparecía, jadeando. Su pelo era blanco y desaliñado, su cara llena de arrugas y embadurnada con demasiado maquillaje. ¡"Buenas!" cacareaba inmediatamente. En ese entonces yo creía que ella era una amiga de la familia o quizá una vieja vecina. No se parecía ni actuaba como ninguno de mis otros parientes chicanos.

Publicado en Narrativa
Escrito por
Leer más ...

Tengo en mi poder algunas pesadillas que me gustaría enviar al remitente, o al menos despojarlas con la mañana. Eventualmente se quedan flotando en algún lugar de mi cuerpo, me caigo y no me levanto entonces. Pertenezco de pronto a un sofá, a un estante, a un volante; estoy sobre ruedas, a salvo de un golpe incierto, una torpeza de lingüística, un cura vestido de verde, cosas así. Chicanos. "Una ración de tequeños y una cerveza helada por favor" es lo que pide mi boca, mi garganta, mi estómago, mis zonas más profundas.

Publicado en Narrativa
Escrito por
Leer más ...
© Copyright 2003-2006 El Nuevo Cojo Ilustrado Media Llc. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, transmitido, reescrito o redistribuido sin consentimiento del autor.

Entrar or Registrarse

LOG IN

Registrarse

User Registration