El Nuevo Cojo Ilustrado

A+ A A-

Réquiem para Hubert Selby Jr.

El 26 de abril de este año dejó de respirar Hubert Selby Jr., uno de los genios más menospreciados de la literatura americana. Probablemente sea Selby también el último de los verdaderos Beats, aquella generación pintada por Jack Kerouac a través de Dean Moriarty en "On the Road": un grupo de jóvenes implorando su libertad, en búsqueda de lo beatífico, paradójicamente condenados a una vida casi siempre horrorosa y nada envidiable. Jack Kerouac, muerto a los cuarenta y siete años de cirrosis, William Burroughs, adicto veinte años a la heroína y Hubert Selby Jr., condenado a morir desde los diez y ocho años.

Publicado en Literatura

¿Por qué El Cojo Ilustrado?

Dado que éste es el primer número de este periódico, en el que hemos puesto todo nuestro amor y fe, podríamos sentirnos con derecho a romantizar el génesis de esta publicación. Podríamos empezar con una introducción almibarada del tipo: “El Cojo Ilustrado fue un periódico publicado en Caracas entre los años 1883 y 1915. Por sus páginas pasaron las firmas más importantes del país y del mundo, influenciando a la generación de escritores que se unía a las hordas del Modernismo. Su fundador, Don...”. Pero simplemente no aguantaríamos las nauseas al leer semejante bodrio.

Publicado en Editorial

Morgan Robertson: el profeta olvidado

En 1898 un palacio flotante zarpó desde Southhampton para cruzar el Atlántico. Era el crucero más grande y lujoso jamás construido, y sus pasajeros eran los más distinguidos miembros de la burguesía mundial. Era descrito como inundible, pero estaba destinado a nunca alcanzar su destino: el casco sería abierto por un iceberg y se hundiría dejando apenas unos cuantos sobrevivientes. El crucero existía sólo en papel, en la imaginación del novelista Morgan Robertson. El nombre que le había dado a su barco ficticio: Titán. El título del libro era: Futilidad.

Publicado en Historia

El año pasado se cumplió el octogésimo aniversario del descenso del autor de "La metamorfosis", ocurrido a sus cuarenta y un años, víctima de la tuberculosis, en el sanatorio de Kierling situado en las inmediaciones de Viena.

Publicado en Inxilios

Error en el sistema

Por undécima vez saqué punta a un lápiz mientras veía con ojos vidriosos el pedazo de papel que tenía frente a mí. No era fácil. Recordar, quiero decir. Había pensado en la historia por primera vez mientras me bamboleaba en el tren camino al trabajo, y para recordarla la escribí en la bolsa de papel que contenía mi desayuno. Iba parado, con un maletín en una mano y el desayuno en la otra, pero como pude saqué una pluma del bolsillo de la chaqueta y escribí palabras que me guiasen más tarde hacia la idea que tenía en la cabeza.

Fue inútil. Cuando las leí en la oficina no entendí absolutamente nada. Y mientras más leía el papel manchado de café, más extrañas y ajenas me parecían las palabras.

Publicado en Ficción

¿Te gusta escribir? ¡Hazlo!

Yo comencé a escribir cuando tenía doce años. Empecé con un diario -más tarde fuente de cuentos y conatos de novela- que guardaba en un folio en un rincón oscuro de mi casa, temeroso de que alguien alguna vez los fuera a leer.Analizando esa época de mi vida, me he dado cuenta de que varias razones me llevaron a mantener mi pasatiempo en secreto. Una de ellas era el pánico a enterarme de que mi trabajo, no importa cuán bueno me pareciera, fuera a ser criticado y objeto de burla. Yo pasaba horas escribiendo y reescribiendo un solo párrafo hasta llegar al que finalmente pudiera ser considerado perfecto. Pero la inseguridad de la niñez hallaba poco espacio para dejar que otra persona leyese lo que había escrito por miedo a saberme ineficaz en lo que tanto me apasionaba.

Publicado en Editorial

Existe en nuestra civilización de Occidente algo que se llama tradición literaria. Que involucra en nuestras sociedades al autor de libros y al lector en un recíproco juego formal previamente convenido, el cual es quien habilita para los dos la posibilidad misma de la existencia de la literatura. La literatura entendida como el inevitable marco formal para una doble posibilidad del todo indisoluble: los consabidos actos de escritura y de lectura. Ambos momentos deben ajustarse a un previo acuerdo. Al respeto mutuo a un código originalmente arbitrario, más legitimado por el peso de la tradición. Sin ese pacto, que es sin duda social, la literatura, ni ninguna de las otras formas del arte, sería concebible.

Publicado en Inxilios

La antología de Spoon River

Abordaré en este, nuevo ensayo de la Serie Breves, a un autor de lengua inglesa y de nacionalidad americana. Lo tomo como ejemplo de un tipo de poeta que hizo historia con un solo libro. Extraño, pero no insólito, que un hombre o mujer alcance fama y gloria con un solo libro editado de poemas. El mismísimo Dante si no hubiese escrito "La Divina Comedia" en lengua toscana, sería algo más que un poeta menor del "dolce stil nuovo".

Publicado en Literatura

Autobiografía de Gabriela Mistral

Es absolutamente falso que mi padre fuese blanco puro. Mi abuela, su madre tenía un tipo europeo puro; su marido, mi abuelo, era menos que mestizo de tipo, era bastante indígena. La afirmación no es antojadiza. En dos retratos borrosos que tengo de él, la fisonomía es cabalmente mongólica, los Godoyes del Valle del Huasco tienen, sin saberlo, tipo igual. Digo sin saberlo porque el mestizo de Chile no sabe nunca que lo es. Quienes han visto las fotos de mi padre y que saben alguna cosa de tipos raciales no descartan ni por un momento que mi padre era un hombre de sangre mezclada.

Publicado en Literatura

AMÉRICA, no invoco tu nombre en vano.

Cuando sujeto al corazón la espada,

cuando aguanto en el alma la gotera,

cuando por las ventanas

un nuevo día tuyo me penetra,

soy y estoy en la luz que me produce,

vivo en la sombra que me determina,

duermo y despierto en tu esencial aurora:

dulce como las uvas, y terrible,

conductor del azúcar y el castigo,

empapado en esperma de tu especie,

amamantado en sangre de tu herencia.

Pablo Neruda

Publicado en Inxilios
Página 1 de 2
© Copyright 2003-2006 El Nuevo Cojo Ilustrado Media Llc. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, transmitido, reescrito o redistribuido sin consentimiento del autor.

Entrar or Registrarse

LOG IN

Registrarse

User Registration