El Nuevo Cojo Ilustrado

A+ A A-

¿Por qué tenemos políticos?

Apreciado Raúl, Al leer tu columna mi supina ignorancia me golpea y golpea hasta quedar morado intelectualmente. Sólo hasta ahora me atrevo, a rastras, acercarme a la luz. Así que imploro tu comprensión por la pregunta que te planteo: ¿Por qué, ¡Oh sapientísimo señor! nos mamamos a políticos sabiendo que son tan mentirosos como nosotros los electores? Julio V. Alfonso, Caracas, Venezuela

Publicado en El Sabelotodo

Hasta que la suerte nos separe

Probablemente, la mayoría de ustedes, como la mayoría de aquellos con los que he discutido el tema, piensen que estoy loco por creer que el matrimonio está obsoleto. Y aunque admito que hacer esta clase de aseveraciones sobre una institución tan antigua suena completamente descabellado, cumplo con el penoso deber de informarles que no es así: el matrimonio es a la sociedad moderna lo que el apéndice es al cuerpo humano: un vestigio inútil.

Publicado en Opinión

La vida empieza a los treinta

Son las 6:14 AM y ya me estoy bajando de un taxi. Hoy me van a sacar las amígdalas y siento esa morbosa emoción predesvirgante del que jamás ha estado en un quirófano. A las 11 AM me van a operar. Cuando despierte de la anestesia, seguro que me sentiré extraña. Además, hoy cumplo 30 años. Mi familia se enferma tanto, que en la Clínica Santiago de León —nuestro sanatorio preferido— las enfermeras nos preguntan si somos accionistas. Pero mi Seguro Médico no fue aceptado en tan digno centro hospitalario, y me mandaron para una clínica que desde afuera parece más bien un Parasistema.

Publicado en Tedium Vitae

París huele a queso

A veces, leyendo la Biblia, me he preguntado cuál es la maña de Dios de ser siempre tan hiperbólico. Las metáforas eclesiásticas tienen muchas implicaciones, algunas de ellas netamente literarias, puesto que se trata de un libro que pretende plasmar la voz del creador y no la compilación de recetas del maestro Scannone. En ciertas ocasiones tiendo a implicar más bien a los transcriptores, y veo a Dios diciendo algo como "vaya, escriban allí que va a venir la reventazón general", y los escribanos, que seguramente eran admiradores de la poética de Safo, decorando la cuestión con carrozas que bajan del cielo que arde y bla, bla, bla.

Publicado en Narrativa

Latinos en París

Primero que todo, quisiera hacer una aclaratoria. Porque sinceramente, esto de latinos en París siempre suena a jolgorio por el exilio. Trae a la mente la imagen de los cubanos mayameros, orgullosos de haber salido de la isla, celebrando su partida del subdesarrollo con pollo frito en el patio, escuchando a Celia Cruz mientras el aceitico corre por sus labios y se dicen "¡libres al fin!". Ese no es mi caso, al menos. Lamentablemente, uno siente esa electricidad de balsero con los venezolanos que encuentra en todos lados.

Publicado en Venezuela

El arte de hacer volar a un gato

Siento un gran interés por el arte moderno. No porque me guste en sí mismo—casi nada posterior a Andy Warhol ha conseguido gustarme— sino porque me fascina el circo que lo acompaña y se monta a su alrededor. Y, sobre todo, porque me gusta ser sorprendido. Y el arte moderno parece tener una inagotable capacidad para sorprenderme. Por eso si voy a Londres no dejo de visitar la Galería Saatchi, y me trago puntualmente (por la prensa; mi presupuesto no da para ir a Londres con tanta frecuencia) cada edición de los premios Turner, de la feria Arco de Madrid y de, entre otras, la muestra KunstRai de Amsterdam. En cuanto que buscador de sorpresas, el arte moderno nunca me ha decepcionado: he visto artistas vender su cama deshecha, carroñas guardadas en formol o sus propios excrementos enlatados. He visto a un chino cocinar y comerse un feto humano (falso, por fortuna), a unos ingleses pintar caras de payaso sobre unos aguafuertes de Goya (auténticos, por desgracia) y hasta al Dalai Lama con metralleta. Lo que no había visto nunca era un gato volando.

Pues ahora ya lo he visto.

Publicado en Artes

El viejo Giovanni

¿Alguna vez te han contado una gran historia? Y no me refiero a una buena historia de esas que seguro hemos disfrutado cientos de veces a través de libros, cine, teatro o televisión. Me refiero al sencillo acto de estar sentado frente a un individuo que, conociendo la fuerza de su discurso, logra entregarse completamente y transmitir de manera casi hipnótica todo el esplendor de algún acontecimiento, el cual por muy sencillo que haya sido, se transforma en extraordinario dada la pasión y entrega de su oratoria.

Publicado en Crónicas mundanas

El Horóscopo (Julio 23-Agosto 23)

LOS QUE NACIERON ESTE MES: Bieeeen. Todo fino mi pana. Un chin alzaos pero por eso andan calzaos. Si hay güiro, detonan y arrancan. Tipo tranquilo (ja). Apilateaos por el pure, andan todo terreno pero sobre todo rueda libre, cero motín, pero callao la boca. Tu sae como e' too'. En cuanto a la hembras...cero rollo. Puro control. Marcando tarjeta en tres código de áreas. Entrompes con la leys aundan. Mal caráctel, pero avispao. La cana se la tienen tatuá en la frente, pero ¿qué?, mejor que ser sendo gallo. Número de la Suerte: 911. Piedra: Crack. Color: Azur, como er cielo.

Publicado en El horóscopo

Experimentos para poetas

Experimento: un recital poético con guitarra. Música primero y poemitas después. Denuedo de sirocos sobre ciudades cimbreantes. Lo del denuedo, vale, pero cimbreantes, ¿por qué?

Publicado en Poesía

El gusto por la carne

Llámese parrilla, barbecue o asadito, el tema de cocinar carne a la intemperie fascina a cualquier hombre. Esa mágica combinación entre carne y fuego logra lo que ni los comerciales de 4X4 han podido: transformarlos en machos dominados por sus más primitivos instintos.

Publicado en Tedium Vitae
Página 6 de 7
© Copyright 2003-2006 El Nuevo Cojo Ilustrado Media Llc. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, transmitido, reescrito o redistribuido sin consentimiento del autor.

Entrar or Registrarse

LOG IN

Registrarse

User Registration