El Nuevo Cojo Ilustrado

A+ A A-

Que corra la nicotina

En una ocasión una pareja de neoyorquinos se fue de vacaciones a París. En su primer almuerzo en la ciudad la pareja se sentó en una popular brasserie y menos de 2 minutos más tarde llamaron al mesonero. Como prácticamente todo el mundo fumaba en el sitio los dos turistas le pidieron que los moviera al área para no fumadores. El mesonero se rascó la cabeza, vio a su alrededor, les quitó el cenicero y se fue. Historia en el menú de un restaurante de Nueva York.

Publicado en Nueva York

El Horóscopo (Octubre 23-Noviembre 21)

LOS QUE NACIERON ESTE MES: Serán frívolos y sucios pero encantadores, pero sólo según ellos mismo. La luna señalará sus pasos, lo cual explicará la cantidad de cabezazos que se darán en la vida. Aquellos iluminados por el sol siempre les llevarán una morena. Se considerarán sortarios en lo sentimental, aunque el onanismo requiera de poca o de alguna "suerte". Laboralmente serán hábiles con los pies e imitando el sonido de las serpientes. Número de la Suerte: 0.2. Piedra: Vidrio. Color: Negro Coca Cola.

Publicado en El horóscopo

El secreto del éxito y la felicidad

—¡Que sí!  ¡Que la felicidad en este mundo la da el dinero!
—¡Que no, que lo importante es hacer lo que uno quiere!
—¿Y cómo vas a hacer lo que quieres si no tienes dinero?  Ni siquiera podrías tomarte una birra, nada, no podrías hacer nada.
Publicado en Opinión

The Party Animal (1985)

Lema: Él era un tipo ordinario. Bastante quesudo, pero ordinario.

Argumento: El ridículamente bautizado Pondo Sinatra (Matthew Causey) llega al primer año de universidad con una sola cosa en mente, perder la virginidad. Debido a que fue criado en una granja y carece de cualquier tipo de sensibilidad que le acerque a cumplir su sueño, su carnalmente exitoso amigo Studly (Timothy Carhart) y el bedel afroamericano de la universidad, Elbow (Jerry Jones), tratan de ayudarle. Los esfuerzos son en vano debido a la incompetencia de Pondo, quién sólo después de numerosos fracasos, cambios de imagen, intentos de crear afrodisiacos, consumo masivo de drogas y varios intentos de suicidio, consigue su cometido tras vender su alma al Diablo por un “pedazo de culo”.

Kool Aid

Culei era el malandro más malo de la barriada. Nadie como el tenía tanta carga de odio comprimida, característica que lo hacía el jefe de los maleantes del lugar. Era un tipo extremadamente alto y gordo muy parecido a la figura del refresco que tomábamos cuando pequeños, cuya imagen le había dado el sobrenombre que con tanto orgullo llevaba y el cual le daba cierta preponderancia entre quienes conformaban su círculo hamponil.

Publicado en Narrativa

El arte de hacer volar a un gato

Siento un gran interés por el arte moderno. No porque me guste en sí mismo—casi nada posterior a Andy Warhol ha conseguido gustarme— sino porque me fascina el circo que lo acompaña y se monta a su alrededor. Y, sobre todo, porque me gusta ser sorprendido. Y el arte moderno parece tener una inagotable capacidad para sorprenderme. Por eso si voy a Londres no dejo de visitar la Galería Saatchi, y me trago puntualmente (por la prensa; mi presupuesto no da para ir a Londres con tanta frecuencia) cada edición de los premios Turner, de la feria Arco de Madrid y de, entre otras, la muestra KunstRai de Amsterdam. En cuanto que buscador de sorpresas, el arte moderno nunca me ha decepcionado: he visto artistas vender su cama deshecha, carroñas guardadas en formol o sus propios excrementos enlatados. He visto a un chino cocinar y comerse un feto humano (falso, por fortuna), a unos ingleses pintar caras de payaso sobre unos aguafuertes de Goya (auténticos, por desgracia) y hasta al Dalai Lama con metralleta. Lo que no había visto nunca era un gato volando.

Pues ahora ya lo he visto.

Publicado en Artes

Raúl: Yo juego Tenis y lo considero mi deporte favorito. Estoy seguro que no existe un deporte más civilizado, por lo que me cuesta entender su absurda puntuación. ¿Quién inventó una manera tan idiota de llevar los puntos en vez de hacerlo como en el Soccer o Béisbol, uno a uno? Verónica Meléndez, Miami, USA

Publicado en El Sabelotodo

La mensura no es cosa de mensos

Según Pablo Aguirre mensurar algo es convertirlo en “bobo” a lo que le contesto que su cerebro debe haber sido mensurado en más de una oportunidad.

En realidad los humanos mensuramos todo cuanto se nos cruza en el camino pues necesitamos saber las dimensiones de lo que nos rodea, no siempre con una justificación válida.

Publicado en Opinión

Historia de un celular

¿Alguien se acuerda cuando no había teléfonos celulares que tomaran fotos o videos o tocaran la Tocata y Fuga en versión electrónica, aquella época en la cual nadie se preocupaba en una fiesta porque su aparato se quedara sin pila, cortándole el hilo de Ariadna que lo une a la sociedad y al mundo, capaz de provocarle un infarto al pobre incivilizado des-celularizado?

Publicado en Narrativa

París huele a queso

A veces, leyendo la Biblia, me he preguntado cuál es la maña de Dios de ser siempre tan hiperbólico. Las metáforas eclesiásticas tienen muchas implicaciones, algunas de ellas netamente literarias, puesto que se trata de un libro que pretende plasmar la voz del creador y no la compilación de recetas del maestro Scannone. En ciertas ocasiones tiendo a implicar más bien a los transcriptores, y veo a Dios diciendo algo como "vaya, escriban allí que va a venir la reventazón general", y los escribanos, que seguramente eran admiradores de la poética de Safo, decorando la cuestión con carrozas que bajan del cielo que arde y bla, bla, bla.

Publicado en Narrativa
Página 2 de 7
© Copyright 2003-2006 El Nuevo Cojo Ilustrado Media Llc. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, transmitido, reescrito o redistribuido sin consentimiento del autor.

Entrar or Registrarse

LOG IN

Registrarse

User Registration