El Nuevo Cojo Ilustrado

A+ A A-

Dos falacias venezolanas

Quisiera presentar lo que a mi parecer constituyen dos falacias o engaños del discurso político venezolano, falacias ligadas a la respuesta que se supone debemos dar a la pregunta: ¿Qué opinan de Venezuela en el exterior?

Publicado en Venezuela

El mito del salvaje sabrosón

—"¿Qué pasó, pana? ¿Y las francesas y tal? Seguro son todas unas diablas, segurito"., me pregunta y se auto-responde un amigo cuando vuelvo a Venezuela a contar mis experiencias. Personalmente, me siento como el explorador europeo que regresa de viaje, baja del barco y se encuentra a la muchedumbre ansiosa, muda, de ojos abiertos y casi llorosos, un mar de orejas que espera escuchar las grandes maravillas que hay allá, en las tierras descubiertas.

Publicado en Venezuela

Superjueces y archivillanos

El viejo senador Pinochet, postrado en su lecho en aquella habitación de un hospital londinense, no daba crédito a sus oídos. ¿Realmente aquel funcionario de la embajada chilena en Londres le estaba diciendo: "Lo siento, excelencia, pero no va a poder salir del país. Scotland Yard tiene orden de arrestarlo mientras se resuelva una petición de extradición que pesa contra su excelencia".

Publicado en Opinión

Las caricaturas de un gran conflicto

Hace más de 25 años, una editorial española publicó una serie de revistas de historietas que gozaron de la aceptación del público en general. Se llamaba "Érase una vez, el hombre". La caricatura en cuestión se valía de los mismos personajes para contar la historia de la humanidad de una manera entretenida para los niños.

Uno de los números se titulaba "La conquista del Islam" y, si mal no recuerdo, la imagen de Mahoma aparecía varias veces interactuando con los personajes.

Publicado en Opinión

¿La playa de París?

"...y no deje de disfrutar de la playa de París!" —decía el afiche en uno de los muros del Metro, seguido de una foto que explicaba lo que los europeos entienden por playa: un gran toldo en primer plano, seguido de un arenero espantoso y luego un mar tan colorado que parece azul de metileno. Sin embargo, algunos días después acepté la invitación de unos amigos venezolanos a hacer un picnic en "la playa", decidido de una vez por todas a conocer la cuestión, ya que en mi cabeza una playa en el medio de París, al lado de la iglesia de Notre Dame, es más o menos lo mismo que poner una pista de patinaje sobre hielo en la fuente de la Plaza Venezuela.

Publicado en Narrativa

Arde París

París es una de las ciudades más bellas, elegantes y civilizadas que conozco. Si no la que más. Da gusto pasear por sus calles, entre toda esa agradable arquitectura. En semejante decorado, parece que por fuerza los parisinos deben ser abiertos, cultivados, cosmopolitas, bonvivants, chics, amantes de los buenos vinos, la buena literatura y las canciones de Serge Gainsbourg. Y, efectivamente, lo son.

Publicado en Opinión

Españoles, Franco ha vuelto

A más de treinta años del "Españoles, Franco ha muerto" que marcó el fin de su vida y su régimen dictatorial, la presencia del General Franco vuelve a hacerse notar con fuerza en la actualidad española.

Publicado en Opinión

No hay marcha en Madrid

Finalmente tocamos fondo. Ahí estaba yo, psicólogo graduado cuarto de la promoción de la U.C.V., estudiante del doctorando en Filosofía y escritor aficionado, y el Maiqui, A.K.A. Miguel Liendra, estudiante crónico de ingeniería desde hace diez años y aficionado a pequeños trabajos de supervivencia (mesonero, contrabandista de ropa desde Miami, ése tipo de cosas). En la acera de la calle madrileña, sin embargo, no estábamos solos en nuestra experiencia a la intemperie. A mi lado dormía una familia de la Europa del Este —Polonia o Lituania o qué sé yo— y el Maiqui estaba flanqueado por un borracho y otro perdedor homeless igual que nosotros, con la diferencia de que el pordiosero estaba solo y nosotros éramos dos.

Publicado en Narrativa

Balance del Aznarato

Aznar cumple su promesa: se retira tras dos legislaturas. Deja en su silla, claro está, un sucesor, Mariano Rajoy, elegido por él mismo y que destaca por ser el más sumiso de sus pretorianos. En el horizonte queda la posibilidad de que Aznar sea procesado en el futuro.

Publicado en Opinión

¿Capitalismo salvaje?

A veces pienso que ésta es la utopía del mundo. Que todos tenemos igualdad de oportunidades. Sin embargo, el sistema emana un olor fétido: el de las millones de víctimas, rezagados y demás que nunca pudieron surfear la ola de la economía galopante.

Publicado en Opinión
Página 2 de 3
© Copyright 2003-2006 El Nuevo Cojo Ilustrado Media Llc. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, transmitido, reescrito o redistribuido sin consentimiento del autor.

Entrar or Registrarse

LOG IN

Registrarse

User Registration