El Nuevo Cojo Ilustrado

A+ A A-

El caso Scilingo

Su primera comparecencia a juicio fue el 14 de enero, viernes. Dos agentes de uniforme introdujeron a rastras en la sala de vistas de la Audiencia Nacional de Madrid a un anciano flaco de rostro demacrado y mejillas hundidas, todo nariz, de cabellos grises y escasos. Iba con los ojos cerrados y casi a rastras, vestido con un forro polar abrochado hasta la barbilla y unos guantes de lana. Le sentaron en el banquillo, del que resbalaba constantemente como un títere desmadejado, y le arrebujaron en una manta azul. Parecía un homeless moribundo recién recogido en la calle. Era el ex capitán de fragata Adolfo Scilingo, el primer militar argentino que iba a ser juzgado por  crímenes contra la humanidad cometidos durante el período (de 1976 a 1983) de la dictadura en su país.

Publicado en Opinión

Que corra la nicotina

En una ocasión una pareja de neoyorquinos se fue de vacaciones a París. En su primer almuerzo en la ciudad la pareja se sentó en una popular brasserie y menos de 2 minutos más tarde llamaron al mesonero. Como prácticamente todo el mundo fumaba en el sitio los dos turistas le pidieron que los moviera al área para no fumadores. El mesonero se rascó la cabeza, vio a su alrededor, les quitó el cenicero y se fue. Historia en el menú de un restaurante de Nueva York.

Publicado en Nueva York

Biografía de John F. Kennedy

Cuando Joseph Kennedy y Rose Fitzgerald, padres del futuro presidente de los Estados Unidos, contrajeron matrimonio en 1914, se selló la alianza de dos de las familias más influyentes de Massachussets. Los Kennedy eran propietarios de una importadora de licores a la que le debían su fortuna. Rose era hija de John Francis Fitzgerald, alcalde de Boston, quien había sido rival político de Patrick Kennedy, padre de Joseph, en la candidatura por el senaduría del estado pero había perdido.

Publicado en Perfiles

Phoolan Devi: la reina de los bandidos

Todavía hay lugares en la tierra donde la realidad se confunde con la leyenda. Territorios separados de la planicie del pensamiento único y la aridez de la desesperanza, donde a pesar de las penurias y la miseria, o quizá por eso mismo algunas historias se cubren de un aura mítica.

Publicado en Perfiles

Son peligrosos y están armados, con panfletos y folletos llenos de consignas anti-militares. "Cerremos la Escuela de Asesinos", grita uno de los presentes mientras reparte volantes que semejan portadas de los libros de Gabriel García Márquez. En el encabezado se lee: "Colombian Coke Float" y muestra una ilustración de tres sindicalistas colombianos flotando en un vaso gigante de Coca Cola. En negritas: "!Impensable! ¡Imbebible!

Publicado en Opinión

En la historia ha habido un buen número de mentirosos y estafadores. Sin embargo dos ellos realmente se llevan los laureles por su inventiva, y si se quiere, inocuidad, el escocés Arthur Furguson y el alemán Victor Lustig. Todo el mundo tiene un don, y el de este par era una colosal habilidad para hacer una venta. Como muchos otros genios, ellos nunca se enteraron de que tenían esta capacidad hasta que en un momento dado se mezclaron inspiración y oportunidad dejando salir lo mejor, o peor, de ellos.

Publicado en Historia

El asesinato de Joseph Petrosino

Giuseppe Petrosino, quien americanizó su nombre a Joseph, nació en Padula, cerca de Salerno, en 1860. Su familia emigró a América en 1873, y mientras pulía zapatos cerca del departamento de policía en la calle Mulberry, comenzó sentir el deseo de ser policía. Sin embargo, la policía no lo quería. Era muy pequeño, demasiado moreno, hablaba con acento y no era irlandés. Así que en 1878 Joe Petrosino se convirtió en un barrendero de la ciudad. Trabajó duro y fue promovido a capataz en sólo un año.

Publicado en Nueva York

Antes de Bin Laden o Saddam Hussein un venezolano fue el enemigo número uno del planeta Tierra. Sin embargo, la historia de este cuasi ícono pop de los setenta y los ochenta es más bulla que cabuya. Su carrera está más llena de operaciones fracasadas que de otra cosa y la mayoría de los actos terroristas que se le acreditan han sido desestimados por historiadores de todo el mundo. A pesar de esto, la inclusión de su nombre en cualquier acto de agresión normalmente daba legitimidad a las intenciones y seriedad de sus autores.

Publicado en Perfiles

El verdugo de Petare

Cuando era cadete de una de las escuelas militares, conocí a un personaje que a veces recuerdo en pesadillas. Había sido oficial de inteligencia y pasado años infiltrado en la guerrilla colombiana antes de ser descubierto, torturado y rescatado por la Guardia Nacional en una misión comando que lo salvó de una muerte lenta pero segura a manos de la guerrilla. Tras un intenso tratamiento psiquiátrico, fue asignado como instructor en la escuela. Llamémoslo teniente González.

Publicado en Narrativa

El caso Galíndez

El 12 de marzo de 1956, Jesús de Galíndez, un profesor de Español y Gobierno en la Universidad Columbia en Nueva York, dio un seminario en Hamilton Hall acerca de los gobiernos de Latinoamérica. A las 10 p.m., entró en la estación del tren de la calle 57 con 8va Avenida. Jamás nadie volvió a verlo u oírlo otra vez.

Publicado en Historia
Página 1 de 2
© Copyright 2003-2006 El Nuevo Cojo Ilustrado Media Llc. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, transmitido, reescrito o redistribuido sin consentimiento del autor.

Entrar or Registrarse

LOG IN

Registrarse

User Registration