El Nuevo Cojo Ilustrado

A+ A A-

Olimpíadas y terrorismo

El terrorismo tiene como motivo principal dar a conocer al mundo una reivindicación especifica, de ahí la razón por la cual los terroristas tienen preferencias en lugares donde la prensa mundial se encuentre reunida en cantidad exuberante.

Publicado en Opinión

Banksy, el artista que muchos aseguran nació durante los años 70 en Bristol, Inglaterra, y que es punta de lanza de la sociedad grafitera mundial, es un enigma. Aparentemente nadie sabe quién es, pero las obras que ha pintado en diferentes ciudades del mundo (sobre todo en Inglaterra) ya han marcado un hito en la historia del grafito y su desarrollo estético como manifestación urbana.

Publicado en Artes

Manual para dar un golpe

A principios del año 2000, el diario estadounidense The New York Times recibió de fuentes anónimas documentos clasificados pertenecientes a la CIA. Tras un profundo análisis de los mismos se descubrió que dichos documentos eran el archivo sobre uno de los episodios más oscuros de ésta agencia: el golpe de estado a Irán, en 1954, realizado a dos manos con el SIS (Secret Intelligence Service) Británico.

Publicado en Opinión

Kim Philby: el tercer hombre

En 1949, el FBI descubrió que entre 1944 y 1946 un miembro de la embajada británica había estado enviando mensajes secretos a la KGB bajo el nombre código "Homer". Kim Philby, enlace entre la inteligencia americana y británica fue informado de lo que sucedía y al leer el informe no tuvo ninguna duda sobre su veracidad. Homer, era un miembro de la red de contra espionaje que el mismo dirigía para la KGB desde hacía más de veinte años.

Publicado en Historia

El pasado lunes 24 de mayo un almacén del este de Londres ardió hasta que las mercancías que contenía se convirtieron en cenizas carbonizadas. La cosa no tendría mayor interés público, si no fuera porque el almacén es de la compañía Momart y lo que guardaba eran carísimas colecciones de obras de arte, lo más granado de los últimos años de britart (denominación del arte británico contemporáneo, estéticamente una amalgama que con descarado sentido comercial recicla a patadas y al popurrí postulados del dadaísmo, el arte conceptual y el Pop Art) propiedad de los más importantes coleccionistas británicos, quienes tras pagar cantidades astronómicas por cosas como una tienda de campaña con 100 nombres escritos encima las arrinconaron allí, en la oscuridad, entre polvo y ratones.

Publicado en Artes
© Copyright 2003-2006 El Nuevo Cojo Ilustrado Media Llc. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, transmitido, reescrito o redistribuido sin consentimiento del autor.

Entrar or Registrarse

LOG IN

Registrarse

User Registration