El Nuevo Cojo Ilustrado

A+ A A-

Españoles, Franco ha vuelto

A más de treinta años del "Españoles, Franco ha muerto" que marcó el fin de su vida y su régimen dictatorial, la presencia del General Franco vuelve a hacerse notar con fuerza en la actualidad española.

Publicado en Opinión

Cremaster: el arte de la estafa

En una película cuyo título no recuerdo, un pintor lucha por ser famoso en el París de mediados de siglo. El tipo es un maestro. Sus pinturas son bellísimas, pero nadie se las lleva ni regaladas. Un día, en un arrebato de impotencia lanza los frascos donde lava los pinceles sobre uno de los lienzos. Al día siguiente un curador ve el cuadro arrimado contra una pared y lo declara una obra maestra. Tras la jugosa venta, el héroe de la película se inventa una máquina que tira pintura al azar sobre grandes lienzos en blanco y se convierte en el gran artista que quería ser. Y si no, por lo menos en un hombre rico.

Publicado en Artes

El pasado lunes 24 de mayo un almacén del este de Londres ardió hasta que las mercancías que contenía se convirtieron en cenizas carbonizadas. La cosa no tendría mayor interés público, si no fuera porque el almacén es de la compañía Momart y lo que guardaba eran carísimas colecciones de obras de arte, lo más granado de los últimos años de britart (denominación del arte británico contemporáneo, estéticamente una amalgama que con descarado sentido comercial recicla a patadas y al popurrí postulados del dadaísmo, el arte conceptual y el Pop Art) propiedad de los más importantes coleccionistas británicos, quienes tras pagar cantidades astronómicas por cosas como una tienda de campaña con 100 nombres escritos encima las arrinconaron allí, en la oscuridad, entre polvo y ratones.

Publicado en Artes

El arte de hacer volar a un gato

Siento un gran interés por el arte moderno. No porque me guste en sí mismo—casi nada posterior a Andy Warhol ha conseguido gustarme— sino porque me fascina el circo que lo acompaña y se monta a su alrededor. Y, sobre todo, porque me gusta ser sorprendido. Y el arte moderno parece tener una inagotable capacidad para sorprenderme. Por eso si voy a Londres no dejo de visitar la Galería Saatchi, y me trago puntualmente (por la prensa; mi presupuesto no da para ir a Londres con tanta frecuencia) cada edición de los premios Turner, de la feria Arco de Madrid y de, entre otras, la muestra KunstRai de Amsterdam. En cuanto que buscador de sorpresas, el arte moderno nunca me ha decepcionado: he visto artistas vender su cama deshecha, carroñas guardadas en formol o sus propios excrementos enlatados. He visto a un chino cocinar y comerse un feto humano (falso, por fortuna), a unos ingleses pintar caras de payaso sobre unos aguafuertes de Goya (auténticos, por desgracia) y hasta al Dalai Lama con metralleta. Lo que no había visto nunca era un gato volando.

Pues ahora ya lo he visto.

Publicado en Artes

Banksy, el artista que muchos aseguran nació durante los años 70 en Bristol, Inglaterra, y que es punta de lanza de la sociedad grafitera mundial, es un enigma. Aparentemente nadie sabe quién es, pero las obras que ha pintado en diferentes ciudades del mundo (sobre todo en Inglaterra) ya han marcado un hito en la historia del grafito y su desarrollo estético como manifestación urbana.

Publicado en Artes

Jackson Pollock o la cornudez del viejo arte moderno

Por fin he podido ver "Pollock", el biopic que el actor, y aquí también director, Ed Harris hiciera sobre el pintor clave del expresionismo abstracto, y que inexplicablemente —las razones de las distribuidoras, como las del Señor, son inescrutables— ha tardado tres años en recalar en las pantallas españolas, a pesar de sus varias candidaturas a los Oscares. Tarde es ya para hacer una crítica del filme, que es excelente, con un Ed Harris en estado de gracia tanto en su personificación del pintor ante las cámaras como en la pintura de su personalidad tras ellas, pero verla me ha sugerido algunas reflexiones sobre el rumbo del arte moderno. Y ése es un tema que, a lo que parece, nunca pasa de moda.

Publicado en Artes

Del 1 al 15 de noviembre de 1938 la Galería Julien Levy en Nueva York organizó la primera exhibición en solitario de Frida Kahlo. Antes de cerrar en 1949, la galería sirvió de plataforma para el lanzamiento de numerosos artistas y es reconocida pionera en la promoción de pintores surrealistas y avant-garde. Entre otras cosas, Julien Levy introdujo el trabajo de Cartier-Bresson en los Estados Unidos, exhibió por primera vez “La Persistencia de la Memoria” de Salvador Dalí (pintura que Levy compró en París por $250) y organizó una histórica exhibición de arte moderno en enero de 1932 con obras de Pablo Picasso, Max Ernst y Marcel Duchamp entre otros. Debido a este currículo y a que la extravagante mexicana era esposa del ya famoso Diego Rivera (en el catálogo la identificaron como “Frida Rivera”) la exhibición de Kahlo fue un auténtico evento social.

Publicado en Historia
© Copyright 2003-2006 El Nuevo Cojo Ilustrado Media Llc. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, transmitido, reescrito o redistribuido sin consentimiento del autor.

Entrar or Registrarse

LOG IN

Registrarse

User Registration